7 comentarios

Comienza la temporada

Pues sí, comenzó la Liga como viene siendo habitual en los últimos tiempos antes del último fin de semana de Agosto y lo hizo en el Vicente Calderón ante un recién ascendido, la UD Las Palmas. Los canarios llegaban con la vitola de equipo que quiere jugar al fútbol, con un técnico que siempre ha apostado por echar el balón al césped aunque haya terminado siempre por costarle el puesto (es lo que tienen los equipos pequeños) y con unos jugadores que mejor o peor lo intentan. El Atlético estrenaba a Jackson y reestrenaba a Filipe y Óliver, del resto nada nuevo al menos en el once.

Especuló durante la pretemporada el Cholo con la nueva posición de Koke en el pivote, pero intuyo que el cambio en la planificación o el tiempo ha terminado por echar por tierra esa idea, al menos de momento. Al final, todo se resume en que Filipe vuelve a ser el lateral titularísimo, Óliver hará de Arda y Jackson de Mandzukic, del resto de fichajes aún no sabemos qué papel tendrán en el equipo. Entiendo que Savic llega para ser suplente (lo fue), que Vietto, Correa y Carrasco también serán jugadores de segundas partes mientras no se ganen el puesto y que el esquema del 4-3-3 que se podía intuir quedará aparcado sine die.

No sé qué opinará el resto de aficionados pero a mí el equipo por momentos me gustó, vi a un Óliver participativo dejando gotas de talento, un Griezmann cada vez mejor y en general un bloque que se está rodando con un mejor juego combinativo que el del año pasado. También he de decir que a ratos Jackson parecía más perdido que Ramos en un concurso de cultura general, y que quizá necesite un mes de adaptación a un sistema nuevo para él, desde luego no se puede exigir que a las primeras de cambio "la rompa", ni es Falcao ni podemos pretender que lo sea.

Otra nota positiva fue el gol de libre directo de Griezmann, pese a que golpea en el defensa siempre es bueno contar con gente que es capaz de hacer un gol de una falta, ya conocemos a la perfección la importancia de desequilibrar partidos desde la estrategia y cada vez será más complicado sorprender con un cabezazo a la salida de un corner.

Las Palmas tuvo sus oportunidades en la segunda mitad, en la primera estuvieron inéditos, y justo coincidió con el bajón físico de los rojiblancos. Sus oportunidades siempre llegaron a balón parado en fallos sonrojantes, el primero es de Filipe que descuida a su par y le permite cabecear en área pequeña (estrella el balón en el larguero) y el segundo un disparo en área pequeña tras barullo a la salida de un corner que Oblak en una estirada de película logra desviar. El resto fue más incertidumbre por la cercanía en el marcador que otra cosa.


El Atlético tuvo sus opciones con Torres y Correa, que salieron en el segundo tiempo, pero no lograron atinar en el marco canario. En general hay que quedarse con la victoria, las buenas sensaciones a ratos del equipo y la certeza de que tenemos un portero que da (muchos) puntos. El próximo compromiso es en el Pizjuán ante un Sevilla que tras su pinchazo en Málaga debe puntuar para no descolgarse del Atlético ya que podría verse 5 puntos debajo tras dos jornadas, para el Atlético la victoria sería fundamental antes de enfrentarse al Barcelona en la tercera jornada. 

9 comentarios

El Atleti que nos espera

Decía el Cholo en una entrevista a principio del verano que este verano no iba a ser como el anterior en el que habíamos perdido 4 titulares (Courtois, Filipe, Villa y Costa), que se apostaba por mantener el grupo y a partir de ahí íbamos a crecer. Pues a 16 de julio ya sabemos que hemos perdido a Mandzukic, Arda, Miranda (le considero titular puesto que en los partidos clave ha jugado si estaba al 100%) y ya veremos si sale alguien más como Siqueira u Oblak. ¿Qué ha cambiado desde entonces? ¿Desconocía Simeone que perdería esas piezas? Para mí los casos de Mandzukic y Miranda estaban cantados, sin contar con que el tema de Arda ya debía estar encaminado... ¿nos "engañaba" entonces Simeone?

Hay que puntualizar que a lo ya sabido, se especula con la posibilidad de sanción a Gabi por el tema del amaño (saldrá la resolución a finales de año) y la salida de Mario Suárez, dos hombres de los tres del pivote, ya que Koke actuará este año ahí pero hasta ahora no lo había hecho. Este cambio de posición me parece que da pistas acerca de lo que nos espera el año que viene.

Bueno, el cambio de posición de Koke junto a la venta de Arda que nos dejan sin volantes creativos unido al desembarco de delanteros del calibre de Jackson Martínez, Vietto más uno que ya estaba, Griezmann, y la posible irrupción de segundos espadas como Correa o Ferreira, más encaminados a los tres cuartos de campo que al propio centro del campo. Da la sensación que el esquema de juego cambiará, que jugaremos con tres jugadores puros de ataque a menudo y que en centro del campo podremos ver dos pivotes (uno de ellos Koke) y otro hombre que dependiendo del partido podrá ser otro pivote (en las grandes citas) o un hombre de enlace tipo Óliver/Saúl/RG. Todo esto son suposiciones en base a lo que tenemos actualmente, sin contar con que pudieran salir cedidos Correa, Óliver o Saúl, entre otros.

En la parte defensiva tenemos más carencias, salvo el lateral derecho donde Juanfran y Gámez cubren a la perfección el carril, en el eje de la zaga sólo tenemos a Godín y Giménez que parten como titularísimos y a Lucas/Gámez como posibles alternativas, esto contando con que Lucas también sería la alternativa a Siqueira en el carril zurdo. Es decir, nos hace falta un lateral zurdo y/o un central, fondo de armario.

El posible esquema es el siguiente:

                                                               Oblak /Moyá

Juanfran/Gámez             Giménez/Gámez            Godín/Lucas      Siqueira/Lucas

                                          Tiago/Gabi                         Koke/(fichaje)

                                                               Saúl/Óliver/RG

                                          Vietto/Correa                   Griezmann/Ferreira

                                                               Jackson/Torres

4 comentarios

Griezmann y Griezmann

El Atlético de Madrid salía a Riazor con la tranquilidad que daba el saber que el Valencia acababa de perder su partido con el Barcelona, luego pasase lo que pasase seguiría siendo tercero en la clasificación, pero con la responsabilidad del que sabe que un triunfo otorga la tranquilidad necesaria como para afrontar el tramo final de temporada.

El partido además era incómodo por su situación entre los partidos de Champions, con la posibilidad de que algunos jugadores pensasen indirectamente en el partido del miércoles. Afortunadamente Griezmann no entiende de treguas, muy pronto decidió que esto había que encarrilarlo con uno de los goles de la temporada, que si fuese otro jugador el que lo marcase hoy hubiese abierto los telediarios, pero como el que lo hace viste a rayas rojiblancas... la jugada venía de un corner, parecía haber perdido su mayor peligro después de un despeje, el balón dividido en la frontal del área que impulsa un rojiblanco hacia el francés en un aparente fuera de juego (3 metros por delante) de la defensa, pero había un defensor coruñés enganchado en el lateral del área que habilitaba al delantero, la resolución de la jugada ya la conocen, tijera-chilena que evita a Fabricio y entra en la portería. Mazazo para un Deportivo que debía remar a contracorriente.

El Atlético siguió a lo suyo, manteniendo la compostura sin pasar apuros ante un rival que tampoco tenía muy claro cómo lograr llegar a la meta de Oblak, tan solo balones colgados que eran un regalo para Giménez-Godín o para que el propio portero atrapase sin mayores dificultades. Sin grandes alardes llegó el segundo gol, saque de banda de Gámez que no acierta a despejar Sidnei y que le llega a la altura del punto de penalty a Griezmann, controla con el pecho y dispara seco junto al palo para marcar el segundo. Todo indicaba que el partido iba a ser plácido. Sin embargo todo se fue torciendo desde la expulsión de Simeone, desconozco si dijo algo o si simplemente se debe a una manía especial de Borbalán, pero el argentino se marchó a la caseta tras protestar una falta a Griezmann casi al borde del descanso, el equipo hasta ese momento se había desgastado poco física y mentalmente.

Del descanso volvió el Deportivo con ganas de más pelea y al Atlético más pasivo, dejando que llevaran el peso de la posesión y limitándose a buscar el contragolpe como única vía de ataque. En ese terreno pudo Griezmann sentenciar con el tercero, pero los fueras de juego justísimos y el buen hacer de Fabricio lo impidieron. Pronto salieron Jiménez y Torres por Griezmann y Arda, pensando ahora sí claramente en ahorrar esfuerzos de cara al miércoles. Los dos tan activos como desacertados, gozaron de una cuádruple ocasión que desperdiciaron, primero Jiménez la estrelló en Fabricio, después fue Torres el que con la posibilidad de picarla en el rechaza la volvió a tirar contra el muñeco, el tercer rechace le quedó a Raúl García que de nuevo la tiró al cuerpo de Fabricio, por último Jiménez la pegó junto al palo pero en esa ocasión la sacó un defensor a corner. Increíble que no se lograra el tercero.

Cosas del fútbol, del posible 0-3 se pasó al 1-2 en una jugada de Sidnei que más que un central parecía un extremo, yéndose de tres llegando a línea de fondo y poniendo un balón de oro en la cabeza de un Oriol Riera que no desperdició. Quedaban 15 minutos de tensión y nervios, la cercanía en el resultado daba alas a un Deportivo que veía posible el empate. De hecho hubo dos jugadas en las que se pasó miedo, un cabezazo que se perdió por poco y una jugada de estrategia que se embarulló, afortunadamente se logró amarrar el resultado y los tres puntos.


Con la derrota de hoy del Sevilla la jornada ha salido redonda, el Atlético tiene a 6 puntos a los andaluces (que son 7) que le permiten casi asegurar la cuarta plaza a falta de 6 jornadas, y a 4 puntos a los chés. Lo próximo es amarrar las semifinales de Champions, pero para eso habrá que esperar al miércoles. 

3 comentarios

Terceros de nuevo

Recuperó el Atlético de Madrid la tercera plaza en Córdoba ante un equipo que mucho me temo volverá a Segunda sin remedio, ni Ferrer era el culpable ni Djukic la solución, ahora tienen un entrenador interino porque no tiene sentido gastar más dinero en entrenadores cuando el destino ya está escrito. Reconozco que no vi el partido, mis vacaciones no me lo han permitido, pero dicen todos que fue un partido francamente pobre del Atlético, que se aprovechó de la debilidad local para sacar los tres puntos sin desgastarse mucho de cara al partido del martes frente a la Real. 

La liga va a estar competida hasta el final, el Valencia jugaba frente al Villareal para defender la tercera plaza en casa y no pudo pasar del empate a cero, es un equipo el de Nuno que es fuerte defensivamente pero que tiene sus limitaciones en ataque, fuerte en casa e irregular fuera, la salida a San Mamés del jueves será importante para ellos. Y lo será porque el Sevilla no cede, ganó en casa a los bilbaínos para seguir a la espera de que Atlético y/o Valencia cedan puntos para agarrarse a los puestos Champions. Ahora están a 3 puntos del Valencia, que es el que cierra la Champions y por qué no pueden terminar agarrando el billete, un tropiezo ché en Bilbao y una victoria sevillista en el Ciudad de Valencia puede acercar aun más el objetivo. 

La lucha por el título la veo lejana por no decir imposible, para qué mentir, el Barcelona nos aventaja en más de dos partidos pese a que debe visitarnos en la penúltima jornada y el Madrid en 5 puntos, ambos debiendo jugar frente a Valencia y Sevilla, es cierto, pero lo casi imposible, partido a partido, primero a ganar a la Real Sociedad y después vamos viendo. 

4 comentarios

Sin pólvora

El Atlético de Madrid sigue en crisis, y lo está por la falta de pólvora arriba, con el de ayer ya son 6 partidos en los que el equipo solo ha conseguido un gol (el de Koke frente al Valencia) y en esos partidos da igual las combinaciones con las que juegue el equipo con Torres, Mandzukic, Griezmann y RG. El equipo atrás goza de seguridad defensiva, en los mismos partidos apenas ha encajado más allá de fallos arbitrales (Vigo) o puntuales (Valencia), pero cuando se pasa del medio campo no hay ideas. Ayer las crónicas dicen que Casilla fue el que evitó la victoria rojiblanca, pero tan sólo hubo una parada a cabezazo de Torres que tampoco definiría como de mérito y otra a RG que sí, esa si podíamos decir que hubiese podido ser gol. También un gol mal anulado a Griezmann, pero en general el bagaje ofensivo es paupérrimo para un equipo que necesitaba ganar si quería amarrar la tercera plaza.

No hace más de dos semanas se decía que el Valencia no era rival, en aquel momento todavía teníamos dos partidos de diferencia y la posibilidad de dejarles a tres si ganábamos a Sevilla y Valencia, el problema es que no se consiguió y ahora mismo tenemos a unos delante y a los sevillistas a 4 puntos por detrás, es decir, mucho cuidado porque como la mala racha se prolongue mucho más tiempo en vez de preocuparnos por el Valencia vamos a tener que mirar hacia abajo por lo que pueda pasar. Quedar 4º ya será un mini fracaso, pero ser 5º aparte de las repercusiones económicas, supondría un palo gordísimo deportivamente hablando.

El equipo está justo en el centro del campo, le faltan ideas, Gabi no es el del año pasado y lo notamos, Tiago peca de irregular (la edad pesa), Mario no termina nunca de cumplir, y más allá de Arda y Koke el equipo no tiene jugadores con el talento y la capacidad de inventar jugadas, una vez que anulan su juego el rival tan solo ha de esperar a que nos ahoguemos solitos, falta talento. Faltaba ya el año pasado, no nos engañemos, pero se suplía con las subidas de un Filipe que era más un centrocampista incrustado que un lateral, con las arrancadas de fuerza de un Costa que batallaba con todo y con todos más el estado de gracia de un Gabi que fue el mejor centrocampista de la liga, este año hemos perdido el puñal por la izquierda y ese 9 que tan bien le venía al estilo de este equipo, Gabi sigue con nosotros pero anda perdido quizá por los temas extradeportivos que le rodean.

Necesitamos que al menos las piezas que tenemos rindan como al principio de temporada, que Koke y Arda recuperen el nivel, hemos echado de menos a Koke en las semanas que ha estado lesionado, que el affair Mandzukic no siga perjudicando y que los delanteros en general recuperen el olfato.  


El próximo martes tenemos el partido más importante de la temporada, hay que remontar ante el Bayer Leverkusen y no vale con ganar por un gol de diferencia. No llega el partido en el mejor momento de la temporada y encima contamos con las bajas de Godín y Tiago, tendrá que comportarse Miranda y Mario hacer un gran partido si queremos remontar, sobretodo no encajar goles y esperar a que algún gol caiga de nuestro lado. No hay que volverse locos, el 1-0 nos vale para forzar la prórroga pero un 0-1 nos dejaría con pie y medio fuera de la competición, a ver qué partido plantea el Cholo. 

3 comentarios

Peligro

Ya se puede decir sin miedo a equivocarse, el Atlético de Madrid está en crisis, más allá de que Simeone haya dado por bueno no perder frente a Valencia y Sevilla, lo cierto es que se perdió en Alemania y en Vigo, entre medias se ganó al Almería, pero de 5 partidos se han cosechado 5 puntos en liga y una eliminatoria cuesta arriba. Decíamos justo antes de estos partidos que eran los que iban a marcar la temporada, porque unos buenos resultados eliminaban rivales en la lucha por la Champions y por otro lado había que volver de Leverkusen con un buen resultado. No ha sido así.

El domingo el Valencia planteó un partido incómodo, defendiendo fuerte y dejando pocos espacios, convirtiendo el partido en una batalla física en la que los violentos eran ellos y no nosotros, pero ya sabemos cómo se las gastan los voceros... Aun así se logró desnivelar el partido con un tanto de Koke que aprovechó un balón suelto en la frontal para reventarla, justo premio al único equipo que había buscado el tanto. El equipo echaba de menos a Griezmann lo mismo que había echado a Koke este tiempo de atrás.

Pero en la segunda parte todo se torció, poco a poco el equipo fue reculando según se le acababan las pilas a un voluntarioso Torres y a un recién recuperado Koke, cuando desaparecieron para dar paso a Mario y Mandzukic el Atleti ya no volvió a ser el de la primera parte, el croata pasa por una fase apática que no sé muy bien si se debe a la suplencia en Sevilla o la suplencia allí ya fue fruto de esto primero (lo del huevo y la gallina), pero es evidente que el equipo está pagando este capricho del punta. Aun así se dispuso de una ocasión clarísima de Tiago a balón parado que, en área pequeña, golpeó el travesaño.

El Valencia poco a poco fue llegando a las inmediaciones del área sin llegar a disparar, era un terror psicológico, pero fundado. En una falta lateral absurda a Gayá llegó el empate. Parejo botó la falta con una parábola fácil para Moyá que, sin embargo, en vez de despejar a corner la dejó muerta en el área para que Mustafi nos rematase a bocajarro. Con el empate los valencianistas se espolearon, pensaron que podían incluso llevar mayor botín ante unos rojiblancos a la baja. No fue así porque Jiménez, que había salido como último recurso, forzó la expulsión de Javi Fuego que apaciguó a los chés.


En definitiva, mala segunda parte del equipo que Moyá penalizó con dos puntos (por favor, Oblak ya) y que nos deja con la incertidumbre de la tercera plaza, olvidándonos ya de la Liga por más que insista el Madrid en engancharnos a ella. Preocupa la actitud de Mandzukic y la poca pólvora del equipo en los últimos partidos (1 gol en los últimos 330 minutos). Tenemos carencias en el lateral izquierdo, en la portería (Oblak debería tener minutos) y en el centro del campo, eso está complicado de solucionar a corto plazo, pero debería ser prioritario en verano. 

6 comentarios

Preocupante

El Atlético de Madrid llegaba a Sevilla con las dudas de las salidas de Vigo y Leverkusen, ambos partidos se habían saldado con sendas derrotas y el equipo no había dado la talla, la incógnita era cómo se comportaría ante un rival tan complicado como el Sevilla.

El Cholo planteó el partido para no perder, y no lo hizo, trivotazo en el centro del campo más el músculo de RG con Arda y Griezmann como únicos jugadores de talento, la idea era aguantar a los hispalenses para aprovechar alguna ocasión que pudiese caer de nuestro lado. El resultado fue que los sevillistas se hicieron con el balón y las ocasiones mientras los rojiblancos tenían el pelotazo y las conducciones de 50 metros como único recurso para acercarse a la meta de Sergio Rico. Así es muy difícil, impropio de un actual campeón de liga.

El Sevilla las tuvo de varios colores, con un disparo de Iborra al palo incluido, el Atleti acumulaba muchos hombres delante de la defensa pero eran incapaces de defender bien, generando desequilibrios que los locales aprovechaban para ponernos en aprietos.
La única opción que teníamos era cazar algún corner y la falta en la frontal que botó Griezmann a las nubes. Paupérrimo balance.

En la segunda parte más de lo mismo, tan solo la salida de un eléctrico Torres mejoró la cara rojiblanca, el Niño era capaz de zafarse de los defensas en velocidad y crear peligro con solo encarar la meta, lástima que el francés no estuviese en la misma onda. Incluso pudo ver la roja tras un entradón a la rodilla que se saldó con amarilla anaranjada.


Lo preocupante del partido no fue el empate, que es un resultado más o menos normal en un campo como el Pizjuán, sino la falta de juego, el pobre rendimiento de algunos jugadores y la poca fiabilidad del equipo fuera de casa. Hace una semana decíamos que se acercaban los tres partidos más importantes de este tramo de temporada y ahora podemos decir que una derrota y un empate es un bagaje pobre, más vale que ganemos la próxima semana a un Valencia que ya está a un punto de nuestra plaza, para ello necesitaremos nuestra mejor versión. 

9 comentarios

Trámite

Llegaba el Almería a Madrid con la incertidumbre del que está al borde del abismo, para ellos tampoco ayudaba en absoluto que el Atlético hubiese perdido en Vigo, si ya de por sí el Calderón se antoja una plaza complicadísima para los rivales, si encuentran un rival herido y con ganas de resarcirse, peor aún. El Cholo lo tenía claro, tanto que facilitó el once en la previa, algo que no suele hacer aunque más o menos todos tengamos claro qué va a sacar (se puede dudar en si jugará Giménez, Torres, RG o Mario), la idea era sacar el partido lo antes posible. Tanto fue así que antes del primer minuto ya habíamos disfrutado de dos ocasiones y de un corner, estaba claro que para los andaluces la tarde-noche no iba a ser nada cómoda.

El gol era cuestión de tiempo y llegó, es cierto que en un penalti algo riguroso que pidió Griezmann pero que Mandzukic lo quiso para él. Daba igual, el francesito se guardaba un par de ases en la manga y tampoco era cuestión de guardarlos durante mucho más tiempo. El primer gol había llegado en el 11’ y el segundo llegó antes del 20’. Error de la zaga almeriense al ceder a Mandzu, éste ve rápido el desmarque de Griezmann filtrando un pase que le deja mano a mano con el portero y ahí no falla ajustándola al palo. El 2-0 ya era una losa lo suficientemente grande para un Almería que no se había asomado todavía al área de Moyá.

El tercero llegó antes de la media hora en un corner embarullado que cuando parecía que despejaban los visitantes llegó otra vez al área con un centro de Arda que cabecea Mandzu, embolsa con el pecho Griezmann cruzándose a la salida de Julián en dirección contraria a la portería y sin pensarlo la golpea con la zurda al fondo de la red. Impecable acción de talento. Ahí acabó el hambre atlético y el partido, durante la siguiente hora los almerienses intentaron con timidez probar suerte sin encontrar y los rojiblancos sestearon pensando en el duelo de Champions.

Solo la salida de batallador RG y Torres parecieron activar un poco al ataque rojiblanco, pero tampoco fue como para tirar cohetes, el trabajo estaba hecho y sólo el borrón de la expulsión de Siqueira, que aunque es cierto que no es expulsión, no creo que le echemos demasiado en falta en Sevilla dada su tendencia a cometer faltas absurdas y en ataque intentar siempre el mismo regate que ya se saben de memoria sus marcadores.

Días intensos los que nos esperan con las visitas al Leverkusen, Sevilla y recibir al Valencia en el Calderón, partido a partido pero estas semanas serán las que marquen dónde y con quién vamos a luchar, siguiendo vivos en Champions y distanciando a unos rivales ligueros que no terminan de despegarse en el caso de los valencianistas.

7 comentarios

Paso atrás definitivo

Si la semana pasada decíamos que el Atleti había jugado uno de sus mejores partidos y como consecuencia había bailado al Real Madrid con una goleada, dando un paso adelante en sus opciones (pequeñas, pero opciones) de ganar la Liga, hoy ha pasado justo lo contrario, ha jugado uno de los peores partidos que de la última época, con un centro del campo ausente que ha sido incapaz de conectar con la delantera (así da igual que salgan 3 que 33 delanteros) y como consecuencia directa el Celta ha sido superior en prácticamente todas las fases del partido, ganando a la postre por 2-0.

Es cierto que llegábamos con bajas al partido, demasiadas para mi gusto y en la misma parcela del terreno de juego, sin Arda, Koke y RG todo pasaba por confiar en Saúl y Cani como sustitutos naturales. No pensó así el Cholo que apostó por un 4-3-3 con Torres, Griezmann y Mandzukic como delanteros, era una apuesta arriesgada porque apenas se ha jugado con ese dibujo y exige una serie de automatismos en los centrocampistas que, a tenor de lo visto en el campo, los nuestros no lo tienen, quizá con el Gabi del año pasado y con un buen día de Tiago todo se hubiese disimulado, pero ya no lo sabremos.

Hablando de los pivotes, es un problema gordo el nuestro, Gabi parece que está fuera desde que empezó a desfilar por los juzgados, creo que es un tema más de cabeza que de físico, Tiago alterna partidos sobresalientes con otros para olvidar y luego tenemos a Mario, el típico pivote defensivo que no sirve para sacar el balón jugado y a veces tampoco para defender porque comete errores de bulto. Hoy tuvo uno de esos que le condenan con un penalty tan claro como innecesario, en el pico del área y cuando el delantero celeste recortaba hacia fuera del área. Lo digo bien alto, este chico no vale para el Atlético de Madrid y lo mejor que le podría pasar a ambas partes es que se marchara en verano sin billete de vuelta, a partir de ahí hacen falta dos fichajes en este puesto de nivel para tener una plantilla competitiva.

El Celta fue mejor, no hay discusión, pero también es cierto que el árbitro no ayudó para nada, en el primer gol la jugada nace de una mano de Augusto que es protestada sin encontrar sanción, después Miranda se come el recorte de Nolito y Mario llega como un elefante en una cacharrería para cometer el penalty. Tras el gol pudo empatar Griezmann al encontrarse en el área con un rechace de Sergio a disparo de Saúl. No era el día del francés.


Después llegó el segundo gol de Orellana y todo acabó allí, al menos eso sentí, se intentó a ráfagas y algunos jugadores bajaron los brazos. El árbitro se tragó un penalty claro a Siqueira que hubiese puesto algo de emoción a los minutos finales. Griezmann disparó al palo y Mandzukic tampoco tuvo el día. Paso atrás definitivo que nos deja más cerca de Sevilla y Valencia que de Madrid y Barcelona, lo lógico sería que centrasen esfuerzos en afianzar la tercera plaza y luchar por la Champions.

18 comentarios

Orgulloso del Atlético de Madrid

Hubo un tiempo en el que los rectores y plantilla del Atlético de Madrid decían que el objetivo era jugar en Europa, el mismo tiempo en el que el presupuesto era el tercero o cuarto de la categoría y se traducía después en unas indecorosas sextas y séptimas plazas que, con fortuna, te daban el acceso a la UEFA por la gatera, un mismo tiempo en el que los jugadores se "conjuraban" varias veces por temporada para solventar una situación complicada que ellos mismos habían generado pero que no sabían muy bien por qué, porque las personas que les dirigían eran unos auténticos ineptos y los que les habían fichado, también.

En ese mismo espacio de tiempo el Atlético de Madrid salía a jugar contra su eterno rival como el preso que va al patíbulo, en muchas ocasiones los jugadores se orinaban encima antes de salir al campo y eso se traducía en recibir goles en los primeros minutos, eso si no te remontaban a base de poner más empuje y corazón, algo en lo que no te puede ganar un equipo de millonarios si tú, inferior en calidad, quieres vencer, un tiempo en el que los empates se celebraban casi como victorias.

Afortunadamente ese tiempo ha pasado, se preguntarán ustedes qué ha cambiado si los dirigentes son los mismos, la respuesta es corta y sencilla: Diego Pablo Simeone y Germán Burgos (el gran olvidado). Entre los dos se propusieron levantar a un cadáver que caminaba hacia el abismo de Segunda y en unos meses le convirtieron en campeón de UEFA, fue la base sobre la que se construyó el bloque que tenemos hoy de gente comprometida, que no se arruga ante ningún rival ni escenario, los mismos que se propusieron acabar con años de vergüenza en los derbys en el mejor momento posible, en una final de Copa en la casa del adversario, los mismos que son capaces de morir sobre el campo antes de dar un balón por perdido, los mismos que el año pasado asombraron a todos con un título liguero que muy pocos podrían haber esperado a principio de temporada, los mismos que estuvieron a un minuto de conseguir una Champions merecida, pero esa espina ya se encargarán de sacarla.

Ayer escribieron un capítulo más en la historia rojiblanca con un partido que los que tuvimos la fortuna de asistir recordaremos el resto de nuestra vida, aplastando literalmente a un Real Madrid que llegaba líder y con el favoritismo de las casas de apuestas, esas mismas que aún no se han enterado que en las últimas ocasiones la victoria ha caído del mismo lado y que incluso en la última victoria blanca no fue en los 90' reglamentarios. El Atlético quiso dar un puñetazo en la mesa para demostrar que cuando quieren, también saben ganar a los grandes sin aprovechar los contragolpes.

Se quejaban los madridistas de que llegaban al partido sin Ramos, James y Marcelo, pero el Atlético sufrió un revés importante en forma de lesión cuando Koke (con empate a cero) tuvo que abandonar el campo con una lesión muscular que tiene mala pinta, recordemos que el canterano ha jugado más de 2000 minutos y queda la mitad de temporada. Al mismo tiempo Godín sufría una rotura del tabique nasal a codazo de Kedhira que el árbitro no sancionó ni como falta. Daba igual, para ese entonces Saúl iba a demostrar que no sólo tiene potencial y Godín aguantar como un titán los 80' restantes.

El Atleti, maniatando al Madrid al que no dejaba ni acercarse al área y con rabia llegó el primer gol, un balón que retrasó Mandzukic desde el área a la frontal y allí pateó Tiago con el corazón de las 55.000 personas que ondeaban banderas rojiblancas, el balón lo intentó atajar Casillas pero se le terminó escapando por debajo y entrando en la portería. La ventaja se había cobrado. En otra ocasión el equipo se hubiese mostrado prudente, atacando siempre que la retaguardia no sufriese desequilibrios, ayer no, el equipo quiso más y el segundo no tardó en llegar con un remate acrobático de tijera de Saúl que entró ajustado al palo. El partido tomaba claro tinte rojiblanco que todavía pudo agrandar más la renta si el árbitro hubiese sancionado una mano en el área que no sólo no pitó sino que encima sancionó con sendas amarillas a Godín y RG por protestar, es lo que tiene rebelarse contra el poder establecido. Sólo al final de la primera mitad el rival se acercó al área, pero ni tan siquiera en esos minutos tuvo ocasiones de verdadero peligro, entre todos conjuraban el peligro robando y/o obstaculizando en el último momento. Ni Cristiano era un peligro, más preocupado de protestar y reclamar faltas que de jugar, el público cada vez que perdía un balón repetía el estúpido sonido con el que recibió el balón de oro.

En la segunda mitad el equipo todavía jugó mejor, combinando llegaron las mejores jugadas del partido (con permiso de Saúl), en una de ellas Griezmann pudo emular al canterano con otra chilena, y poco después tras varios taconazos y paredes un centro al área lo remató Tiago demasiado picado como para que fuese gol, una verdadera lástima. El tercero llegó en otra buena jugada, que culminó con Saúl anticipándose en el segundo palo para colocar un pase al otro palo, donde Griezmann se anticipó a Varane. La grada era un fiesta en aquel entonces con varias olas consecutivas.


En pleno festival salió Torres para mayor alegría de la grada y éste correspondió poniendo un balón perfecto al área que Mandzukic, perfecto toda la tarde, se encargó de rematar al fondo de la red. La goleada se había redondeado con el 4-0. El equipo se había vaciado para golear al eterno rival, algo que los atléticos no olvidaremos. Se acabaron aquellos discursos del cuarto puesto, el equipo podrá acabar campeón o tercero, pero sabemos que por falta de intensidad no será y eso nos llena de orgullo. Orgulloso del Atlético de Madrid. 

5 comentarios

Goles y barro

Partido de hombres en Ipurúa, una de esas tardes que pueden dejarte con la competición perdida del todo si se te ocurre pinchar en un campo que era más un patatal que otra cosa, ¿se imaginan qué hubiese dicho la prensa si ayer es el Madrid o el Barcelona los que se juegan la vida en Eibar? Ya se lo digo yo, probablemente se hubiese suspendido el partido a otra fecha futura con menos barro y agua, pero como es el Atlético de Madrid, que juegue y si hay suerte igual pincha o se lesiona alguno.

El Cholo, inteligentemente decidió dejar fuera de la convocatoria a Arda, al borde de la suspensión, cargado de partidos y polémica (el árbitro igual le hubiese buscado las vueltas) unido al pésimo estado del césped... invitaban a sacar un equipo de hombres todoterreno, guerreros como RG, como un Koke cada día con más cuerpo, como Mandzu o como Gámez. El equipo respondió bien enseguida, entendió el fútbol que había que jugar y fruto de ello llegó el primer gol, una prolongación que le llega a RG, éste controla camino del área y mete un pase bien medido a Griezmann para que éste la coloque al palo largo. Gol inapelable, declaración de intenciones de un equipo que no se arruga.

El Eibar no encontraba la receta para llegar al área de Moyá porque siempre encontraba a un zaguero listo para desbaratar el peligro, digno de mención el partido de Giménez y de Gámez, el segundo serio toda la tarde. Para más desgracia local estaba Mandzukic con ganas de reivindicarse tras quedar fuera de la vuelta de Copa, un Torres motiva más que Jiménez porque obliga a sacar lo mejor de uno mismo y se sacó un doblete en menos que se santigua un cura loco. El primero tras un saque de banda que parecía inofensivo, balón que le llega a Griezmann, centro al área pasado y allí aparece el croata para empalmarla según llega. El segundo aprovechando un fallo defensivo eibarrés y otra vez fusilando de derechas, no había pasado ni media hora y el partido ya había acabado. No negaré que en ese momento pedí que se acabase el partido, ya sólo podían ocurrir problemas en forma de lesiones y/o sanciones.

El Eibar seguía intentándolo con Piovaccari y Del Moral, el italiano daba un aire en el físico a Vieri, por supuesto con menos gol y calidad, pero siempre le faltaba algo para crear problemas y cuando la tuvo solo delante de Moyá la estrelló en el cuerpo del mallorquín. El ex canterano tuvo peor suerte justo al final de la primera mitad cuando un cabezazo con Giménez le mandó a la enfermería.


En la segunda mitad el equipo bajó el pistón, empezó a pensar en el próximo partido y eso lo notamos todos, incluso el rival que aprovechó casi al final para marcar el gol de la honra en uno de los pocos fallos defensivos de la tarde, balón colgado al área y entre Godín y Siqueira no atinan a cerrar el remate del italiano que se puso tan contento que cualquiera pensaba que era el gol del empate. En definitiva, partido incómodo que se solventó con una autoridad aplastante y que permitió que sumemos 3 puntos más en el objetivo de no ceder con los de arriba e intentar despegar a los que vienen detrás. 

15 comentarios

Suma y sigue

Tarde gélida en el Calderón en la que no ayudaba ni la climatología ni el rival que se presentaba. A priori el colista con entrenador interino no debía presentar excesiva resistencia a poco que los nuestros apretasen las tuercas, así pues parte de la grada decidió pasar 2 horas en otro sitio distinto a la nevera del Manzanares. En mi caso llegué diez minutos tarde.

No pasó nada, en realidad el equipo llegó bastante más tarde que yo, ritmo lento, un rival que apretaba en lo físico buscando sacar partido de la empanada local, no era el mejor día de Koke, ni de Gabi, tan sólo quedaba el talento discontinuo de Arda, el trabajo de Mandzu y las ganas de un Torres que ha vuelto con muchas ganas. Entre tanto bostezo y corner nazarí (creo que fueron 5 en la primera mitad) llegó el tanto rojiblanco en una jugada aislada, centro de Torres al área y derribo del defensor a Godín, que pasaba por ahí casualmente. Gol de Mandzukic. Me gustaría contar más de la primera mitad, pero realmente no pasó nada de nada, si era algo buscado el contemporizar pase, pero si realmente nos costaba tanto crearle peligro al colista... es preocupante.

En la segunda mitad las cosas no variaron mucho, salvo porque el Granada dio un paso hacia atrás dejando de generar el poco peligro de la primera mitad, y el Atlético siguió a lo suyo, guardando fuerzas para la batalla del miércoles. Salió Torres del campo y entró Griezmann, el francés estuvo a punto de marcar un bonito gol de volea a pase de Arda (en una de las pocas jugadas dignas de reseña). Fue RG el que tuvo que entrar para sentenciar, lo del navarro es de polstergeist, siendo centrocampista tiene más gol que muchos delanteros de Primera, otra jugada de Arda la remató a la red con la chepa, casi sin querer. Era el minuto 88 y el partido había finalizado si es que no lo había hecho ya mucho antes.


Por un lado es entendible que no quieran quemar naves en liga teniendo a la vista un doble enfrentamiento con el Barcelona en la Copa del Rey, competición en la que si pasásemos ronda podríamos decir que nos hemos cepillado a los dos todopoderosos pasando a ser los principales favoritos, pero por otro lado estamos viendo como Sevilla y Valencia no aflojan, teniéndonos a tiro de un partido (los andaluces con un partido menos podrían adelantarnos incluso), es muy importante quedar entre los tres primeros, no sé si aguantarán el ritmo los perseguidores o si se desinflarán en primavera, pero por si acaso yo no aflojaría. 

11 comentarios

Se escapó

Se escapó la liga en el Camp Nou, es cierto que ya de por sí la competición estaba complicada al haber dejado escapar puntos clave en casa frente a Celta y Villareal. La semana pintaba bien tras haber ganado al Real Madrid en Copa el pasado miércoles y con suplentes, con gente como Arda, Koke o Mandzukic totalmente descansados para la batalla de hoy. El equipo estuvo en Barcelona pero no disputó el partido como merecía la ocasión, el arbitraje fue un tanto casero en lo disciplinario, pero aun así no es suficiente excusa.

Muy pronto llegó el gol local de Neymar, tras un fallo en cadena de la zaga rojiblanca (hoy con el traje gris que tan poco me gusta), Godín se traga la finta de Messi que mete el balón hacia el corazón del área, allí Juanfran no acierta a golpear el balón y Neymar empuja al fondo de la red. Era muy pronto para empezar a contracorriente. Sin tiempo para respirar teníamos a Suárez a punto de marcar tras un rechace a tiro de Jordi Alba que no atajó Moyá. El equipo estaba muy encerrado atrás, no le duraba el balón nada ya que en cuanto robaba pegaba un mal pelotazo para que recuperase el Barcelona ante la soledad de Mandzukic.

Asistimos a una falta de Giménez que traerá cola porque será demonizado al clavarle los tacos a Neymar, al que no se demonizará será a Busquets, siempre atento a fingir y provocar cartulinas a los demás, ya sea simulando agresión o pegando una patada por abajo cuando viene el balón para darle de cabeza.

Gámez sufría en el lateral las acometidas de Messi, tanto cuanto se iba como cuando le dejaba el codo cometiendo falta que luego no se llevaba la correspondiente amarilla. En una jugada de esas suyas llegó el segundo gol. Controla el balón con la mano desde banda derecha, gana metros en diagonal y cuando estaba llegando al área le mete un pase a Suárez para que éste sea el que marque el segundo, ilegal desde el inicio.

En la segunda parte nos permitimos soñar con un penaltito de Messi a Gámez que para mí pitó Undiano por compensar el gol ilegal del Barcelona y que Mandzu se encargó de transformar. Era soñar por cercanía en el marcador, por juego el equipo seguía lejos de crear peligro real. Ni la salida de Torres y RG consiguieron modificar el guión.


Cuando el partido estaba a punto de terminar llegó el gol de Messi, que debía haberse ido a la ducha hacía rato, ya que para terminar de rematar su partido de codos y manos, había podido hacer mucho daño a Moyá minutos antes con una patada de karateka con mala intención (valors, ya se sabe). El 3-1 no obstante era justo con lo vivido en los 90 minutos de juego. La liga ha terminado y lo más lógico será centrarse en terminar entre los tres primeros más la lucha por los trofeos coperos. No hay más. 

7 comentarios

Empezando el año con buen pie


El primer partido del 2015 permitía que las familias pudiesen acudir al campo con todos sus miembros, un horario familiar que con el solecito de enero invitaba a quitarse el abrigo sin temor a congelarse, además volvía al Calderón aunque no sobre el césped Fernando Torres, otro factor que animaba a parte de la grada. Enfrente un Levante que con la llegada de Alcaraz ha ganado cierta robustez defensiva, es cierto que ofensivamente son un equipo pobre, pero quizá con lo primero les pueda servir para mantener la categoría. 


El Atleti seguía teniendo a Miranda en la enfermería, con un Giménez que cada día que pasa asume con mayor naturalidad su titularidad, demostrando que los jóvenes también pueden rendir por encima de muchos veteranos, es cuestión de talento y seguridad en uno mismo. El equipo empezó mandando, con el Levante cediendo posesión y campo, pertrechándose atrás bien colocados tácticamente y esperando tener alguna oportunidad, en realidad si les hubieses preguntado antes del partido te habrían firmado el empate a cero sin dudarlo, es decir, con aburrir a los locales a base de resistir ya les era más que suficiente. El problema levantinista se llamaba Arda, con un Koke al que hay que exigirle más (lleva unas semanas un tanto difuso), el turco reclama galones como mejor sabe, con fútbol. Capaz de pinchar melones, inventarse quiebros imposibles y de aguantar el balón rodeado de rivales encontrando una salida ventajosa, el ‘10’ es un artista. 

Otro tipo al que hay que destacar es Tiago, un coloso que en la comparación con Mario cada día se agiganta más, impecable en la colocación, ofreciéndose en la ayuda al resto de compañeros, cortando balones peligrosos y participando en la salida del equipo. Se le criticaba que tras una hora de juego baja sus prestaciones, pero ahora mismo no hay en plantilla nadie que le pueda quitar el puesto. Entre el portugués y el turco se bastaron para agitar el árbol granota, el resto corría por cuenta de Griezmann. El francés ha dejado atrás sus problemas de acoplamiento cuando le han dado la titularidad y confianza, en San Mamés anotó su primer hat-trick y ayer, otra vez en el once, volvió a mojar. El primer gol llegó tras un centro de Siqueira que golpea en un zaguero, se eleva y allí estaba el francés para cabecear según bajaba. El partido frente al frontón azulgrana se encarrilaba, además Alcaraz no es un entrenador que varíe mucho el planteamiento tras verse por debajo en el marcador, los visitantes seguían su guión de esperar atrás y no descomponerse, como si el 1-0 no fuese malo del todo. 

Con ventaja en el marcador es cierto que Griezmann se empeñó en conducir alguna jugada de peligro en exceso y que Arda tuvo que finalizar alguna jugada de las suyas por banda derecha, pero así son las cosas, se llegó al descanso con ventaja mínima pero con la sensación de que el partido no se podía escapar. 

En la segunda parte llegó muy pronto el gol de la tranquilidad, pudo ser Mandzukic con un cabezazo que se cantó como gol, no fue así porque reaccionó Mariño con una mano espectacular para sacarlo, pero en el rechace no perdonó Griezmann con otro cabezazo que servía para poner el 2-0 y prácticamente sentenciar. El partido parecía plácido, incluso el croata tuvo una muy clara tras una jugada combinativa que acabó con el balón en la grada por un disparo horripilante del 9. Sin hacer mucho ruido el equipo se fue relajando, los pases empezaron a ir más largos de la cuenta y no se guardaba la tensión competitiva que merece un partido de Primera, y así llegó el gol visitante. 

En un corner a punto estuvieron de marcar tras cabecear solo de marca Víctor, el balón sale despejado, salen lentos a encimar los defensas rojiblancos, permiten que haya un disparo desde la frontal y también que éste sea desviado en el área. Conclusión: gol. Este tanto dejó tocados a los jugadores unos minutos, a renglón seguido en otro ataque permiten que dispare el delantero azulgrana en las inmediaciones del área. Una manera muy tonta de complicarse un partido que estaba totalmente controlado minutos antes. Simeone metió a RG por Arda, cuando quizá el cambio invitaba a pensar en Mandzukic para controlar más el centro del campo que defender aéreamente. Afortunadamente el Levante no provocaba más peligro que el que otorga la cercanía el marcador y el que le concedían jugadores como Siqueira, cuyo afán por estar en ataque deja una autopista a sus espaldas que sus compañeros han de cubrir, aparte de que cada vez que intenta defender muestra sus infinitas carencias tácticas, en definitiva un Mariano Pernía 2.0 de 15 millones de euros. 

Las dudas las disipó un habitual, Godín remataba un corner a 10 minutos del final, poniendo punto y final al partido, que para ese entonces era una fiesta en la grada. Tres puntos y a pensar en el Madrid, que por cierto jugará hoy frente al Valencia en Mestalla, pase lo que pase nos vendrá bien.