195 comentarios

El Atlético se heló en casa

Noche gélida en el Calderón, la ola de frío que sacude España estos días propició una de esas estupendas noches de fútbol (¡ja!) a la orilla del Manzanares… qué bien hubiese venido un caldo caliente al descanso, coño. Sin embargo, lo de menos son las temperaturas, si después del partido se hubiese visto un fútbol del copón, una victoria inapelable, etc. nos hubiésemos ido a casa fríos pero contentos. Ayer, nos fuimos fríos y un poco moscas con el equipo.

El Español llegaba al Calderón como uno de los peores visitantes de la liga, sólo habían conseguido marcar un gol en sus desplazamientos y tampoco se crean que muchos más en total; 12 tantos. Así, esperábamos a un equipo bien ordenadito que con un gol a favor se haría fuerte intentando amarrar algún punto, pero que si se veía con el marcador abajo posiblemente sufriría de lo lindo. Para nuestra desgracia, marcaron 3 goles (25% de los marcados hasta ayer) y no se vieron por debajo en ningún momento.

Respecto a los nuestros, a mí ya no me engañan con esa ruleta rusa a la que estamos abocados a jugar, en Anoeta lo que otros llamaron fútbol de contragolpe como los de antes yo lo ví como un truño de partido en el que ganamos porque sonó la flauta, con un fútbol pésimo, atropellado gran parte del partido y con una efectividad difícil de sostener. Hoy el fútbol fue el mismo, hubo más ocasiones, menos efectividad y un árbitro que en vez de favorecer en las jugadas polémicas echó tierra encima con decisiones más que cuestionables. Ya saben, hasta la semana pasada nos habían dado hasta en el cielo de la boca a base de “robos, robitos y robazos”, se criticaron los regalos de San Sebastián y había que resarcir a la plebe con otra exhibición de Teixeira Vitienes. Pobre madre la de estos muchachos, engendrar a dos imbéciles no es algo fuera de lo normal, pero que encima se metan a árbitros viéndoles todo el mundo lo necios y retorcidos que son… la de veces que le habrán podido decir a la señora que por qué no compró un perro en vez de parir semejantes botarates.

El partido empezó como habitualmente suele verse en el Calderón, un equipo timorato, sin control en el centro del campo y asido por las dos o tres jugadas individuales del jugador de turno. El resto tiende a cero. Muchos dirán que les gustó el Español ayer, que es un candidato a Champions y blablablá… son una panda de mascachapas enorme, si no se llevaron 5 fue porque los nuestros tienen el punto de mira desviado y porque sin asociarse, en un deporte colectivo, mal vamos.

Un balón regalado a Forlán a 30 metros del área fue la primera de las ocasiones que gozó el equipo, el charrúa no acertó con la portería. Después fue Agüero el que esperando a que el balón le llegase (ay, ay) abortó un chut desde dentro del área grande que hubiese puesto en apuros a Kameni, ese portero moneda del que nunca sabes qué esperar; ¿cara o cruz?

Pero, cosas del fútbol, en la primera aproximación blanquiazul Teixeira pita una discutible falta al borde del área que resultaría clave. Al botar la falta observa unas manos de Reyes que (me pilla prácticamente de perfil a la jugada) tenía pegadas al cuerpo completamente, ya saben, si las manos van pegadas al cuerpo es penalti, si están claramente separadas y son de Xabi… sigan, sigan. El penalti lo transformó el deficiente funcional de Luis García.

El gol encabritó a los rojiblancos que buscaron con ahínco la igualada, ya fuese a base de jugadas individuales protagonizadas por los de siempre o a base de corners, básicamente forzados tras esas jugadas. Los laterales doblaban bien a los interiores, ponían el balón pero no había nadie para rematar (¡!), por el centro el atasco era mayúsculo, la M30 en hora punta. En ese punto habría que señalar la falta de presteza del árbitro para pitar las infracciones, algo así como 5 segundos después, mostrando las cartulinas a los zagueros catalanes como con pesar, gestualmente hablando. Me resulta complicado distinguir a tipos que no conozco desde la grada, pero más adelante me pareció que alguno con tarjeta debió ver la segunda y no la señaló por este mismo motivo. Absurda e injusta medida aquella de “como tiene una amonestación no le saco la segunda, le dejo que zurre otra más”, ¡viva el fair play y la protección (a los que interesa, claro)!

Simao, que ya no está para ser titular en este equipo pero que lo seguirá siendo per secula seculorum, desperdició un rechace entre el punto de penalti y la portería que aun me estoy preguntando cómo. Lo más difícil es tirarla a las nubes como ocurrió. En ese momento el Español había llegado media vez consiguiendo un gol, mientras que nosotros tras un moderado bombardeo no pasábamos del ¡uy! tan español.

Hasta que el Kun se inventó un disparo seco junto a la cepa del poste que Kameni no sólo no atajó sino que estuvo a punto de meterse en su propia portería. En el corner posterior, hasta en dos ocasiones fallaron los rojiblancos a bocajarro, encontrando algún jugador periquito, ya en la tercera Tiago apareció para remachar finalmente el empate al filo del descanso.

En la reanudación el equipo salió por los tres puntos, la inercia positiva del final de la primera parte hacía presagiar una remontada por empuje más que por fútbol. Sin embargo, un ¿corner o falta? mal ejecutado por los locales lo aprovecha el rival para salir a la contra como un rayo, Perea corre con Osvaldo que llegando a la esquina izquierda del área carga irreglamentariamente con el hombro al colombiano, que termina con la boca en el suelo… recorta, se coloca paralelamente a la línea de fondo hace dos amagos y dispara sin excesiva fuerza, De Gea no consigue atajar dejando un balón muerto en el área que aprovecha un españolista que andaba por allí. Máxima efectividad mientras nosotros nos preguntamos por qué el árbitro no había pitado falta. Misterios de la vida.

Quedaba ver si los rojiblancos se hundirían o si por el contrario pelearían como hasta ahora lo habían hecho. Fue lo segundo. Dos orsays condenaron al Kun, moscatel con el línea, el árbitro y Kameni, perdiendo tiempo todo el santo partido. Ujfalusi, por su parte llegaba a línea de fondo pero se equivocaba a la hora de meter el centro por bajo, regalándola en el último pase. Forlán seguía en su desesperante e inútil costumbre de desmarcarse hacia el córner, que estaría bien si tuviésemos jugadores de segunda línea que apareciesen a ocupar el hueco dejado por el 7, pero como no existen, da que pensar. Gracias a que Simao sube menos que la concesión de hipotecas, sino tendríamos un embudo con Forlán, Simao y Filipe que ríete tú.

Y en esas apareció el Kun, Forlán le mete un balón al desmarque que le deja solo frente a Kameni, amaga con el cuerpo tirando al meta camerunés y desplaza suavemente al lado contrario. Empate a dos quedando poco menos de media hora, tiempo suficiente para todo. Incluso para que QSF decidiese en una más que reprobable decisión, sentar a Tiago para dar entrada al inefable Raúl García, chapuzas de profesión. De verdad que mi mente no llega a concebir cómo retiras del campo al único que llega arriba con empuje, que le da una mínima salida decente al balón y dejas al tipo defensivo (Suárez) con otro que es una cataplasma de muchacho, un insulto a la profesión de futbolista.

Desde el primer momento dejó su impronta de tarugo reconocido, dando pases hacia atrás, oxigenando al Español e intentando una ruleta en campo rival que casi le cuesta un esguince de rodilla por torpe (lástima). Ah, también probó sus dotes de tirador de larga distancia pues ya saben que desde que viste la rojiblanca ha marcado muchos goles de esta factura como así lo atestiguan los números.

Al final, en otra contra del Español se decidió el partido. Osvaldo con un trallazo puso el balón junto al palo a media altura que nada pudo hacer De Gea, los periquitos siguieron perdiendo más y más tiempo, la grada se desesperaba con Teixeira y él sonreía. Una gran historia de amor. Quique terminó expulsado al impedir que Javi López entrase al campo para ser atendido dentro de él cuando se veía que claramente fingía en la banda, en la tangana posterior fue cuando el trencilla le mostró el camino del túnel. Malas sensaciones de cara al futuro, no por los periquitos que a pesar de sacar 5 puntos en la clasificación se diluirán cual azucarillo en un determinado momento de la Liga sino por otros rivales como Villareal o Valencia que no sólo están por encima sino que parecen conjuntos más cohesionados, no digo con mejores individualidades que eso habría que verlo… en el caso de los amarillos diría que sí en todo. Próximo partido la semana que viene en el Ciutat de Levante.

119 comentarios

La emocionante liga de las estrellas

Hace ya más de una década que a un fulano se le ocurrió llamar a la liga española la liga de las estrellas en una operación de marketing cojonuda. En aquella época la salud de la competición era óptima a nivel competitivo y recalentada a nivel económico. Se luchaba contra el por aquel entonces poderoso, mediáticamente hablando, Calcio y la emergencia de una Premier League que daba sus primeros pasos bajo ese nuevo formato. La Liga era un escaparate perfecto para futbolistas de cualquier parte del mundo, fuesen de origen balcánico, sudamericano o centroeuropeo.

Conseguimos durante unos años el trono, a la liga conquistada por el Atlético le siguió una época en la que el campeón se alternaba con facilidad, pudiendo conquistar el título el Deportivo o el Valencia (2 ocasiones), con el Madrid y Barcelona siempre peleando dichas competiciones, bien fuese uno, otro o ambos. A principio de año no se sabía bien quién iba a ganar, se sabía quién iba a pelear y podías hacer una ligera impresión de cómo transcurriría el año, quién podría caerse antes de tiempo… pero nunca era coto privado de dos equipos.

Sin embargo, los equipos para conseguir ese nivel se metían en jardines financieros que tienen muchas espinas, demasiadas. Fruto de ese despilfarro, a costa de avalar con los gallumbos (Ck) que te iba a comprar la parienta dentro de 5 años, muchos empezaron a encontrar problemas para financiar el caprichito de cada año o qué coño, para mantener opciones respecto al gasto de tu vecino. Es decir, si el de al lado se ha comprado un Mercedes SLS trabajando en la misma empresa en puestos similares… ¿qué coño hago con un Seat Panda del 83? No sólo me voy a comprar uno nuevo sino que va a ser mejor, ya verás qué cara va a poner cuando lo vea.

Esos Levantes, Celtas, Málagas, R. Sociedad, etc. cuando bajaron a Segunda se dieron cuenta en seguida que su política era tan dañina como negligente, tuvieron que acogerse al Concurso y ya sabemos qué pasa exactamente… dejas de vivir por encima de tus posibilidades porque cortas por lo sano, vendes aquel Mercedes del que te quedaban 64 cuotas por pagar, amortizas la mitad de esas cuotas, te compras un berlina normalito de segunda mano y se acabó la idílica historia.

Más allá de esta burda comparación, lo importante es que muere la competitividad desde el momento en que los equipos van cayendo cual fruta madura. Y no crean que son sólo unos pocos, el Atlético de Madrid tiene un pasivo que da miedo, el Valencia está a un pasito de la situación concursal y así… van cayendo los demás.

En el Atlético últimamente no se han gastado casi nada, tienen comprometidos los ingresos televisivos para pagar “vicios” pasados, y el año que más se trajo (Forlán y Simao) correspondió con una salida importante como la de Torres, que imperiosamente (nada que ver con el caballo) implicaba la llegada de uno o dos tipos mediáticos para acallar las iras de una afición cansada de ver cómo humillan a su club desde dentro. Encima, lo poco que arribó al Calderón eran las zurraspas de otros equipos o el producto de una transacción de bajo coste inflada para así justificar unas comisiones nada despreciables.

Así llegó Valera del Real Murcia, un chaval honrado, profesional, al que han perseguido las lesiones desde que llegó -oh, pobre- y aun así mantiene la dignidad como para seguir vistiendo la zamarra atlética. Un auténtico héroe americano que dirían los yanquis.

Pernía fue una cosa parecida, un tipo honrado que se vaciaba en el campo, un auténtico torpedo por la banda siniestra, un hombre con mala suerte… como Sinamá, Cléber o Eller.

Al que no entiendo cómo siempre meten en las quinielas es a Raúl García, un tipo comprometido, amigo de sus compañeros, puro corazón en el campo, con dos cojones bien gordos y respetuoso. Un verdadero titán en la medular. Malditos amargados, así ardan en el infierno.

Volvamos al tema, que me voy por los cerros de Úbeda. ¿Y el Madrid y Barça son los únicos legales? ¡No! Son los dos con licencia para gastar. Si acaso sale el ayuntamiento de turno al rescate o se les conceden unos ingresos desorbitados en relación al siguiente competidor. Cómo se come que ingresen más de un 300% que el tercero en la lista por derechos televisivos, comprendo que el sistema comunista de reparto no es nada justo, que el Hércules no puede ganar lo mismo que uno de estos, claro, pero de ahí a que jueguen económicamente en universos alejados miles de millones de años luz, y se deba escenificar la pantomima en la liga… pues no.

Posiblemente la solución pase por un fijo para todos los equipos más un variable que incluya la posición liguera, audiencias totales a lo largo de la campaña y posibles “pluses” como el porcentaje de asistencia al campo o la trayectoria en los últimos años. Lo que no es de recibo es ver cómo la brecha cada año se agiganta más y la competición queda marcada desde el inicio por dos equipos que no sólo ingresan más que los de aquí sino que todos los de Europa como denunció Rubén Uría en un artículo hace semanas.

Si la cosa no cambia, el futuro del fútbol profesional en España está en entredicho, por el endeudamiento, por la falta de competición y porque al que -hablando en plata- tres cojones le importa las andanzas de Mourinho, Pep, Cristiano o su puñetera madre, dejará de ver la liga y dedicará este tiempo a otras cosas. Ellos deciden, un reparto mejor o que nos den una pandereta, crótalos y la botella de Anís del Mono junto al palito… apuesto a que será lo segundo.

P.S.: Acabo de ver, mirando el blog de Uría otro artículo que curiosamente tiene que ver con esto que escribo sobre pasivos. Aquí lo tenéis.

170 comentarios

Victoria engañosa en Anoeta

Ganó el Atlético de Madrid por primera vez en su historia en Anoeta (no ante la Real a domicilio, pues sí había ganado en Atocha) y lo hizo posiblemente en una de sus versiones más pragmáticas. Fútbol poco o ninguno y un torrente de goles no digamos inmerecido pero sí abultado.

El partido comenzó como casi todos los del Atleti, un equipo timorato que no sabe si es carne o pescado, la diferencia siempre radica en la actitud del rival… si éste decide atacar normalmente la hemos fastidiado, si por el contrario sale también a sestear tenemos los minutos de la basura. Hoy la Real salió en una mezcla de ambas, los primeros 5 minutos no se enteró del comienzo del partido y después apretó hasta el minuto 30 aproximadamente. Fruto de ese empuje e incluso dominio de la situación nació el gol de Joseba Llorente, el tanto desnudó completamente las carencias rojiblancas. Griezmann le hace un nudo a Perea en el lateral y le mete el balón rasito con rosca hacia fuera para que Ufa cante estrepitosamente y Llorente haga el primero empujándola al fondo de la red. Lo que se dice un comienzo esperanzador.

Para terminar de coger impulso, los donostiarras gozaron de otras tantas ocasiones claras de gol. En una de ellas De Gea se adelanta al goleador para blocar el esférico, en otra el mismo protagonista no logra conectar con el centro desde la derecha y en otra la saca la defensa como buenamente puede. Un partido estupendo… ¡por los cojones!

Dirán que he obviado una ocasión del Atlético durante ese tramo y tienen razón. De Gea saca rápidamente con las manos hacia Reyes que recibe en medio campo y sólo tiene que venirse un poco al medio y filtrar un pase preciso al desmarque del Kun que se ve cerrado por Claudio Bravo y, escorándose, se resbala. Porca miseria.

A partir de la media hora el Atlético pareció desperezarse, pero nunca gracias al juego colectivo y sí a chispazos individuales que no fructificaban. Forlán disparó un par de veces de lejana distancia, Reyes se enredaba en intentar la jugada individual partiendo de banda y viniendo al medio, mientras que el Kun recibía rodeado de contrarios pudiendo forzar faltas y corners, poco más. Simao como si no estuviese, fue un fantasma sobre el césped, le faltaba la sábana y las cadenas.

En la segunda parte la Real salió más conservadora, asegurando el marcador, entregándole el balón a un equipo incapaz de mover la pelota ya no sólo con rapidez sino con criterio y fiándolo todo al contragolpe.

La clave del partido estuvo ahí, los donostiarras fueron reculando más y más hasta dejarles a los madrileños el balón constantemente en territorio propio. Eso y la salida de Griezmann, que justo antes de salir había dejado otra muestra de peligro. Sin embargo el gol no llegó en ataque estático, puesto que lo único estático que tiene este equipo es energía (algunos de moverse menos que Espinete en una cama de velcro), en un corner botado por la Real se reclama unas manos y sin tiempo para reclamaciones el Atlético sigue la jugada con premura, balón de 60 metros que pone Reyes al Kun, éste pincha el cuero de forma imperial, dribla a su par y le pone el balón para que Forlán empuje… el empate había llegado. He de confesar que pensaba que aunque jugasen 5 días estos no remontaban.

Me equivocaba, puesto que poco después en un robo le cae el balón a Forlán, decide por una vez y sin que sirva de precedente abrir a la subida de Ujfalusi por el carril y éste le pone el balón cruzado rasito para que el Kun empuje esta vez el segundo. Jugada de tiralíneas, lo mejor del partido.

Llegados a ese punto a la Real no le valía de nada perder por uno o por dos, decidiendo arriesgar con la salida de Tamudo. El catalán desperdició un cabezazo que se marchó arriba y poco más. Otra vez el Atlético mataba en una jugada de transición rápida, Tiago esta vez metía un balón bombeado a Forlán, el charrúa la intentaba meter por bajo de Bravo (salió saltando a tapar hueco), rechazó en el guardameta con la mala suerte -suya- de que el balón le cayó a un tipo que no sabe jugar al fútbol, el Kun. Con tranquilidad la acomodó y metió un zurdazo lejos del alcance de los dos defensas que habían llegado a tapar. El 3-1 era increíble después de lo expuesto por los dos equipos y demasiado premio para un timorato Atlético.

Por esas cosas del fútbol, Diego Rivas acortó distancias en el 85’ dejando el corazón de todos nosotros en un puño. Su gol se produjo por unas imprecisiones a la hora de despejar que aprovechó el manchego para empalar un fuerte disparo.

Nervios, y más nervios. Corner va, centro viene, penalti que se reclama en nuestro área, falta que no se pita, otra que sí… último minuto, Reyes se interna en el área provocando un penalti claro, pues el central le derriba cuando ya le ha rebasado. Simao puso el definitivo 4-2 con el tiempo ya más que cumplido.

Importantes puntos, pero una imagen de equipo de cristal. Funciona en espacios abiertos, si precisa de juego de elaboración se pierde más que Bofill en una noche de juerga. Así no hay forma de llegar a ninguna parte, parte que merezca la pena claro, hay equipos “de nuestra liga” que lo hacen peor aun que nosotros, aunque cueste creerlo, menudo consuelo.

270 comentarios

La renuncia a un estilo

Ha costado mucho tiempo, buenos partidos y dos títulos consecutivos conseguir el reconocimiento del mundo entero. Parece que los futbolistas y, en particular, Vicente del Bosque no se han percatado de este hecho, regalan el prestigio, en realidad éste supura a borbotones desde aquel partido en El Monumental y ahora se ha reeditado versión Estadio Da Luz. El estilo está para algo, para respetarlo, para seguirlo, para cuidarlo… nunca para pisotearlo. Hoy no sólo se ha pisoteado sino que se ha orinado sobre él.

No soy sospechoso, no me gusta Vicente del Bosque, he remado contracorriente en los mejores momentos y ahora no voy a cambiar, ¡faltaría más! Su empecinamiento con el doble pivote supone una rémora histórica, una traición al fútbol de asociación en corto de la selección. ¿Es peor Busquets que Senna? ¿Necesitaba éste un escudero en 2008? La respuesta a ambas es claramente, no.

Xabi entra en escena sacrificando o bien un delantero o bien un mediapunta de aquel 4-1-4-1… y todo para dar esa seguridad que tanto le gusta a Vicente, un hombre que con el mejor talento ofensivo del mundo se dedica a guardar la viña, ya saben aquello del miedo. Como en aquella noche de 2009 frente a EEUU, ¿a quién quitó el míster para remontar un partido cuesta arriba? No, no fue a un central o a un pivote… fue a Fábregas, el mejor del partido hasta ese momento.

Suele pasar cuando pones a un hombre algo obtuso a la hora de leer los partidos, Serafín Zubirí ve mejor los partidos. Resaltar también su afán por ser políticamente correcto. Si quito a éste del Barça quito a uno del Madrid y similares. Hablando de los dos dominadores totales de la ¿Liga? Española… hoy saltaron en el “starting eleven” 9 jugadores de ambos, realmente tampoco podía haber más, pues no cuentan con laterales zurdos españoles en sus equipos y Pedro andaba tocadillo para el partido, luego jugó Silva. ¡Viva la Liga! ¡La mejor del mundo mundial!

Y eso que el tipo ya ha desistido un poco de su idea de los extremos, que era una vergüenza poner a Navas en la derecha fagocitando -o monopolizando, como quieran- todo el caudal ofensivo. Aquel partido contra Suiza en el que centró 314 veces para que rematasen unos tipos de metrosesentaypoco. Ridículo.

En el Mundial, pese a ganar, traicionamos nuestro libreto de toque por uno de fútbol mucho más vertical, con Xabi jugamos más en largo en determinados momentos, la aparición del ya consabido extremo (sin poner a Llorente en ese caso) y con dosis de suerte, mucha en ocasiones. Como aquel gol en posible orsay de Villa frente a Portugal, el penalti fallado de Cardozo o las ocasiones de Robben. La gloria cuesta, es efímera y nosotros la estamos tirando por el retrete. Urge volver a los orígenes.

PD: Estos amistosos dicen que no valen para nada, que no puntúan y unas cuantas cretineces más, pero lo cierto es que son el espejo del estado actual ante equipos de empaque. Francia le metió a Inglaterra un baño a fútbol en Wembley en la primera parte, visto lo visto con España no me extrañaría verles perder mañana mismo si jugasen vs. Francia. ¿Dará otro volantazo más Mr&Cobarder con la inclusión de otro hombre de corte defensivo? ¿Seguirá contando con Marchena ‘ad eternum’?

179 comentarios

Ganó el Atleti, ¿y?

Pues sí, oigan. Ganó el Atlético de Madrid al Osasuna en un partido que según he leído en varios sitios no pasará a los anales de la historia por el fútbol desplegado, de hecho ni tan siquiera creo que lo recuerden los aficionados dentro de unos meses, ya no digo años.

Este Atlético es tan tedioso, predecible y ramplón que no es capaz de invitarme a hacer todo lo posible por asistir al campo. El partido de Copa frente al Universidad fue una más de esas gotitas que colman el vaso de la paciencia de cualquier atlético decente. Algún espontáneo saldrá cantando ahora que estamos muy bien, que vamos a quedar cuartos y que sólo la mala suerte -o los árbitros o ambas- nos está privando del rutilante objetivo de cada año, que somos unos amargados, aguafiestas o similar. También saldrá algún forlanista a colación con los dos goles del uruguayo.

Como no soy un tipo que se esconda lo digo alto y bien claro: me alegro que meta goles ricitos de oro, juega cuando le sale de los huevos y alguna vez tenían que entrar por pura estadística. De paso, su cotización tampoco baja mucho y con suerte se marcha a esparragar en Enero a Italia, Inglaterra o al huerto del tío Pancracio.

Sí vi un partido de fútbol, deporte distinto al que se practica en el Calderón, ligado tácitamente a la liga de lucha grecorromana. El partido en cuestión fue el Barcelona-Villarreal.

Estos castellonenses saben cómo confeccionar plantillas, les deberían dar unas clases a ciertos indirigentes que yo me sé, y luego toda la apuesta en la parcela deportiva gira en torno a un estilo del que (nosotros) carecemos salvo que “merlucear” por el campo se considere como tal. Plantarse en el Camp Nou con un doble pivote Bruno-Valero merece un aplauso, si además lo mezclas con dos tipos notables como Cani y Cazorla, miel sobre hojuelas.

Sobre el papel muchos amarretas pensarán que ese equipo no vale para jugar ahí, que les falta músculo y que morirán como chinches en la primera media hora. Un huevo. Valero se multiplicaba para defender y sacar la jugada rápida, siempre tocando, al contragolpe, mientras que los interiores también bregaban en los dos frentes. Todo esto desembocaba en un equipo peligrosísimo con gente explosiva arriba por velocidad y tipos que no dan un pelotazo por nada del mundo, ni aunque estén en la frontal de área encimados por un contrario.

Al Barcelona todos le conocemos, no hace falta presentarlo en sociedad. El partido fue vibrante, terminó 3-1 pero bien pudo acabar 4-1 ó 2-2. Si fuese seguidor del Villareal… hoy me sentiría orgulloso de mi equipo. Como lo soy del Atlético, no lo estoy pese a haber ganado.

117 comentarios

Este equipo es una ruina

El partido de hoy fue como ese finde que vas a pasar a la casa del pueblo en pleno invierno por simple desintoxicación urbana… cuando llegas te das cuenta que hace un frío de mil demonios, para colmo las tuberías de la caldera a la casa han reventado del hielo, no hay ni cristo por las calles y piensas en qué cojones haces ahí. Tan simple (o tan complejo) como eso.

Asistimos unos 5000 gilipollas -valientes dirán en prensa- deseosos de un poco de esa droga de tan mala calidad y peores efectos llamada Atlético de Madrid. El partido era prescindible desde el mismo momento en que marcamos el 5º en Las Palmas, pero en esto del fútbol el negocio manda y se hacía necesaria una vuelta sin público, sin tele y sin ganas de los protagonistas. Muchas veces me pregunto si el partido recién terminado ha sido el peor en muchos años, y eso nunca puede ser una buena noticia.

Para colmo de males, el canalla conocido como árbitro era Teixeira Vitienes (los dos hermanos son horribles) amigo íntimo de la casa. De verdad no sé qué más tiene que hacer este hijo de la gran puta (sin perdón y con todas las letras) para ser recusado, la ha liado recientemente en liga y hoy repitió en Copa. Este cántabro lleva una camiseta del Madrid debajo de su traje cucarachil, seguro, hoy decidió expulsar a Costa en una jugada cuanto menos discutible en directo. El 4 amarillo dio toda la cera que quiso y ahí siguió, el 2 le soltó un buen empellón a Perea II con amarilla y tampoco pasó nada. Ese es el rasero de este tipejo.

Centrándonos en el encuentro, la oportunidad de los canteranos quedó ensombrecida por ciertas actitudes de sus compañeros y por ciertos fallos propios, es difícil pedir la oportunidad para un Pulido que me dejó la sensación de andar perdido por el campo, falloncete y algo débil en el juego aéreo. Cierto que su compañero de zaga (Juanito) tampoco destacó nada, de hecho falló con él en el gol y luego estuvo a punto de volver a pifiarla… pero no es excusa.

La expulsión del delantero atlético dejó al equipo cojo, sin un recambio en el banquillo el grupo se recompuso con un 4-4-1 con Mérida en punta cuando defendíamos, y un 4-1-3-1 cuando se atacaba. RG volvió a firmar un lamentable primer tiempo, fue cambiado al descanso quiero creer que tácticamente y lo peor de todo fue empujar a Koke (medio) a una banda donde no brilló ni mucho menos y evidenció carencias en esa posición.

Así, la única nota positiva fue la participación de Mérida, enchufado al partido desde el primer momento, con notable visión de juego y con un gol de premio desde la frontal del área. Tras un corner el esférico llega botando al balcón del área, el catalán la pega fuerte y ésta se cuela en la portería tropezando antes en el larguero. Perea II me dejó sabor agridulce, el chaval posee la calidad y técnica suficiente para formar parte del grupo, pero debe darse cuenta que a su alrededor los compañeros también juegan, se pierde muchas veces intentando la de Maradona, regateando a todo el mundo. Supongo que eso terminará aprendiéndose.

El partido tuvo poca historia más, un Universidad bullanguero, con pocas ganas de jugar y sí de batallar, unos rojiblancos metidos en la trinchera con una apabullante falta de fútbol, evidenciando lo que ya sabíamos, detrás de los titulares no hay NADA salvo Mérida.

197 comentarios

Atrapado en el tiempo

[Atención spoilers]

(música para el post, hay que meterse en el ambientillo)

Phil (Bill Murray) es un egocéntrico y amargado hombre del tiempo en Pittsburg que trabaja para una cadena de televisión local. Como cada año, le toca directo en Punxsutawney para narrar qué predice la marmota Phil (el famoso día de la Marmota). El acontecimiento consiste en que según cómo se comporte la marmota se sabe si el invierno durará otras seis semanas o por el contrario se avecina una primavera temprana.

Phil odia el pueblo, no por el sitio en sí, sino porque se siente infravalorado en un trabajo menor, se considera una auténtica estrella que pierde el tiempo, cuando en realidad no tiene nada de estrella y todo de hombre solitario y displicente. Junto a su cámara y su productora Rita (Andie MacDowell) abandona el pueblo una vez terminado el trabajo con demasiada ansiedad. Para su disgusto, un temporal de nieve corta las carreteras obligándole a pasar otra noche en ese “odioso” sitio. Ahí empieza la verdadera historia.

Cuando se levanta al día siguiente se da cuenta que la radio-despertador dice las mismas palabras que en el día anterior (él cree que es la cinta grabada), cuando sale al pasillo se encuentra al mismo tipo que ayer, las mismas conversaciones, el mismo todo… perturbado cree que se trata de un “deja vú”, hasta tal punto que a la dueña del hotelito le dice que las probabilidades de marcharse son de un 80%, cuando el día anterior dijo que del 100%. Efectivamente, se quedará.

Phil, a modo de experimento, parte un lapicero colocándolo al lado del radio-despertador… a las 6.00 despierta como cada mañana con el “I got you babe” descubriendo que el lápiz no sólo se encuentra de una pieza sino que vuelven a contar los locutores los mismos chascarrillos del día anterior. Perturbado, corre obviando todo lo que ha estado haciendo los dos últimos días, nadie parece darse cuenta del suceso, únicamente él vuelve a vivir ese mismo día mientras los demás viven ese 2 de Febrero por primera vez. Acude al médico y al psiquiatra, pero no encuentra las respuestas oportunas, está sano.

Una vez comprendida su situación decide aprovechar ese bucle infinito para quedarse con datos de los lugareños. Consigue llevarse al catre a una mujer del pueblo (Nancy) utilizando información personal obtenida en días anteriores, roba un furgón de dinero aprovechándose del fallo que cometen cada día sus vigilantes…

En esas, intenta ligar con su productora Rita. Le pregunta qué busca ella en un hombre e intenta pulirse él mismo acorde a esas preferencias. Poco a poco consigue el día perfecto acorde a esa mujer, intenta llevársela acostarse con ella a toda costa pero no lo consigue bien por ser un pelín “pulpo” o bien por terminar “mosqueándola” con tanta información sobre ella cuando el día anterior era un cretino narcisista. No consigue salir del bucle y no sabe muy bien qué hacer.

Se suicida de varias formas, ya sea electrocutándose, lanzándose al vacío desde una azotea, siendo atropellado por un camión e incluso en una explosión junto a la famosa marmota. Nada funciona. Siempre ocurre la misma historia a grandes rasgos y nada hace pensar que terminará.

Cambiando de tema -o no-, el Atlético visitará el domingo el Bernabéu como cada año para, con casi toda probabilidad palmar miserablemente o, en el mejor de los casos, arrancar un jodido empate. Guau. He visto en los últimos 10 años jugar a mi equipo de pena, bordar el partido (aquel del amigo Gronkjaer), ser robado a mano armada (fuera de juego de Huntelaar, goles anulados sin sentido, goles concedidos previa flagrante falta, penaltazos inventados, etc.), jugar contra un rival mermado por las bajas, jugar mermados nosotros, partidos con lo mejor de cada bando, con inútiles en el banquillo, con tipos más o menos coherentes… y todos tenían el mismo aroma. Aroma a podrido. Por eso ni me interesa el partido, ni tiene pinta de hacerlo en un futuro cercano.

Así me siento yo y algún atlético más, supongo.

Actualización: Efectivamente, el Atlético perdió en el Bernabéu por 2-0. No sé cómo jugaron, si merecimos más, si podemos dar gracias, quiénes jugaron o si le debo pedir a Forlán lo que él nos sugirió hace unos meses, realmente da igual. El jodido día de la marmota.

105 comentarios

Rosenborg 1 - 2 Atlético

El Atlético de Madrid ganó en Noruega un partido crucial para mantenerse vivo en la Europa League, un empate o derrota hubiese sembrado de dudas al entorno. Sin embargo, el envoltorio de esta victoria deja otro tipo de dudas distintas al pase a dieciseisavos... ¿será este equipo capaz de mantener una versión competitiva en Liga?
El gol del Kun fue en fuera de juego clarísimo, después Costa gozó de una ocasión clamorosa que no consiguió marcar... ya en la segunda parte empataron los noruegos fruto del empuje y la falta de ambición colchonera. Tiago resolvió el sudoku con un gol sensacional, un gol con aroma antiguo, arranca en el círculo central con un caño al rival, deja atrás a otros dos rivales a base de recortes y a 30 metros de la portería levanta la cabeza, ve adelantado al portero y decide batirle con una especie de folha seca.

233 comentarios

Mala pinta, compañeros

Dice un anuncio de una conocida plataforma futbolística que “sin gol no hay fútbol”, voy más allá mezclando este reclamo con aquella frase de Boskov, resultando “sin fútbol no hay fútbol”. En ese punto estamos los atléticos, vemos un equipo que según qué días podrá meter goles, pero lo verdaderamente cierto es que fútbol, lo que se dice fútbol… poquito.

Hoy no había excusas en cuanto a bajas, la de Godín no puede condicionar la circulación de balón por muy bien que se haya integrado y lo mucho que ordene la línea defensiva. Así pues, salíamos con el once de gala que diría aquel. Nuestro once cuenta con jugadores notables, otros menos, pero la nota media individual rozaría el notable, en eso más o menos podremos coincidir, sin embargo en conjunto no pasamos de ser un equipo ramplón, las cosas como son.

Forlán le puso algo más de ganas, desesperante con su eterno desmarque hacia el córner donde pierde el balón miserablemente al no saber regatear o decide centrar a un área donde no hay nadie para rematar porque él es el ‘9’. Su repertorio también incluye el desmarque hacia el córner para en la esquina del área venirse hacia el centro y disparar. Casi siempre al primer anfiteatro. La jugada en la que el balón queda muerto cerca de la línea de fondo tras varios resbalones/rebotes entre Simao y un defensor almeriense le define, el uruguayo va al esférico con miedo y sin convicción, decide pisarlo a la que pasa por encima dejándole la posesión al defensor que había resbalado. Un tipo metido en el partido mete el pie con un par y si ve que no va a llegar bien busca un pelotazo al cuerpo del defensor que termine en corner o saque de banda.

Pero problemas ofensivos aparte, la clave del partido la encontramos 20 metros por detrás, un mediocampo atlético espesísimo se vio en dificultades en gran parte del partido para combinar con cierta fluidez, culpa de Tiago concretamente, el portugués aun no ha alcanzado el nivel exhibido en el tramo final de la anterior campaña, no obstante va mejorando en relación al discretísimo arranque liguero de ésta.

Los laterales funcionaban bien, poco trabajo defensivo gracias a un paupérrimo Almería que llegó pensando en el empate desde antes del comienzo y un esfuerzo generoso en ataque. Eso sí, se exponen tanto que las jugadas pierden la sorpresa desde que el rival sabe que andan por allí todo el tiempo.

Algunos hablarán del árbitro, supongo. Teixeira Vitienes seguramente se halle entre los peores árbitros de Primera, como Ramírez Domínguez o Ayza Gámez, por poner un par de ejemplos. Yo no achacaré esta derrota (para mí este empate lo es) al trencilla, la culpa es nuestra porque al Almería en casa hay que meterle 3 ó 4 sin despeinarse, vale que hay decisiones que van crispando… pero no. Mantengo la duda en una jugada de Reyes en la que se reclamó penalti y él la sacó fuera del área, no lo ví muy bien desde mi lado. Mención aparte para Diego Alves, perdiendo tiempo desde que salió de casa, se mofó del respetable hasta haciendo paradinhas para sacar de puerta o ralentizando cada acción. Algún día tendrían que sacar la segunda amarilla a este tipo de actuaciones (no hay huevos), la primera tardó en llegar (70’).

Por lo demás, el partido fue de un intrascendente que tira p’atrás. Reyes intentó en todo momento enlazar con sus compañeros de ataque, de hecho creo que cabeceó el centro que posteriormente el Kun empujó, su salida del campo coincidió con el cortocircuito total en la circulación.

El Almería aprovechó una empanada mental de la defensa para empalar un buen disparo desde la frontal que irremisiblemente entró.

Si ya de por sí guardaba pocas esperanzas de cara al partido del próximo domingo, ahora se encuentran bajo mínimos. No sé si Reyes se habrá roto (de ahí el cambio), si veremos una buena versión individual de ciertos jugadores, pero cualquier esfuerzo por auto convencerme de que “se puede” me resulta imposible. Con este grupo no.