75 comentarios

Cierre al 2010 atlético

El 2010 será para el Atlético un año extraño donde los haya, por una parte contará para la historia como el año en que se ganaron dos títulos (UEFA y Supercopa) y se llegó a la final de otro (Copa), pero también como aquel año en que el equipo se arrastró literalmente por la competición doméstica.

Comenzó con la salida de Maxi Rodríguez camino de Anfield, uno de los capitanes del Atlético se despedía en una evidente cuesta abajo futbolística, con el incidente del brazalete en la retina del aficionado y con la sensación de que nos robaron parte del futbolista en aquel césped de la Condomina. También se marchaban en el mismo mercado invernal tanto Semanas-Singol como Cléber Santana, dos parodias de futbolista profesional que tuvieron la suerte de ganar dinero en esto del fútbol.

Por el contrario llegaron Salvio (por Maxi), Tiago (por Santana) e Ibra, del filial, suplió al inefable ¿delantero? galo. El primero, a pesar de las expectativas y las ganas de la afición por verle tuvo que luchar contra una pubalgia que traía de serie y contra un más que evidente sobrepeso, no aportó nada significativo y sólo el día del Tenerife con dos goles dio la sensación de merecer ser tenido en cuenta. Tiago fue otra cosa, desde el primer momento fue la única luz en un centro del campo tan desierto como oscuro, quizá no esté entre los 10 mejores mediocentros del mundo, pero un tipo que ha hecho carrera en Benfica, Chelsea, Lyon y Juventus algo debe saber de fútbol. Ibrahima, ese parche improvisado al carecer de un tercer delantero, cumplió con brega en los minutos que disputó.

Quique, ya en el banquillo atlético, tenía el equipo en un complicado 15º puesto pendiente de los puestos de descenso, con la soga al cuello, eliminado de la Champions (aunque clasificado para la UEFA) y en Octavos de Copa frente a un Recre que parecía un rival asequible.

Todo se torció enseguida, pese a ganar el primer partido del año frente al Sevilla con un gol de cabeza de Antonio López en el último minuto (¿lo recordáis?), 3 días después el equipo caía con estrépito en Huelva en lo que denominaremos el gran punto de inflexión del año. La afición pedía cabezas, el entrenador salía en rueda de prensa demacrado, los jugadores pagaban su desidia corriendo bajo la nieve, el club parecía abocado a una catarsis absoluta…

Pero la reacción no tardó en llegar, el Valladolid pagó los platos rotos con un 0-4 a domicilio que sirvió para espolear a unos muchachos que creían en la remontada copera, tanto fue así que a los 23’ el Recre ya palmaba por dos goles. Ujfa equilibró en un corner, Kun marcó el de la remontada en una jugada histérica en la que nadie acertaba a marcar. Sin embargo, como tenía que existir ese salto al vacío, ese querer tropezar torpemente, Assunçao “regaló” un gol al Recre que nos costaba la eliminatoria hasta que en un postrero lanzamiento de falta, Simao puso el 5-1 definitivo. Fue apoteósico.

La Copa nos depararía más momentos críticos, en la siguiente ronda el Celta nos merendó literalmente de principio a fin en casa, sólo un inspiradísimo David De Gea salvó los muebles de un equipo que pudo haber recibido un saco de goles, afortunadamente acabó 1-1. La vuelta amenazaba con sacudirnos un bofetón aun más grande, nada más lejos de la realidad, el Celta se transformó en un equipo inofensivo que cayó 1-0 en un partido bastante flojito por parte de ambos. Ya no habría más complicaciones hasta la final.

Volviendo a la campaña liguera, la apuesta evidente por las competiciones coperas lastró toda opción a ser sexto, de accesos a Champions no hablo porque ya estábamos a años luz de ello. Las tres victorias consecutivas iniciado el año dejaron al equipo un colchón de puntos respecto al descenso, en mitad de la tabla en tierra de nadie, la plantilla hablaba de intentar llegar a UEFA por liga pero con la boca pequeña, se notaba en los partidos previos a competición copera, en los que salían a menos revoluciones y con ganas de terminar. Marzo fue el punto de inflexión negativo, el equipo dejó de subir (8º) y pasó a distanciarse en una apuesta muy arriesgada, sólo una victoria en una de las copas o que el Sevilla, finalista de Copa del Rey, se clasificara para la Champions dejaba al equipo en Europa el año próximo.

Afortunadamente la UEFA dejó mejores sensaciones, unos jueves mágicos que sin especial brillo nos permitían pasar rondas. Primero fue el Galatasaray el que cayó en los últimos minutos en su casa (1-2), el Sporting en un partido de vuelta frenético (2-2).

Así se llegó a unos Cuartos de final frente a un Valencia pletórico en Liga (tercero), la ida de Mestalla sirvió para ver a un Atlético competitivo, un equipo que se adelantó gracias a una contra mortal que empujó (literalmente) Forlán, que luego se repuso al golpe moral del zapatazo de Fernandes (1-1) con un gol de cabeza de Antonio López, sí el mismo que marcó al Sevilla, y que sólo una negligencia defensiva permitió a Vicente poner un balón de oro a Villa para que empatase. Pero eso iba a ser peccata minuta al lado de la vuelta, donde los errores arbitrales deslucieron una clasificación más que merecida para semifinales. El árbitro alemán (Meyer) se tragó un orsay de Forlán que no era, anuló un gol legal al Kun que tampoco era orsay y, sin embargo, nadie recordó esos lances del partido y sí un penalti a Zigic que sí, lo era, pero que si se hubiese pitado correctamente con 2-0 esa jugada probablemente ni se hubiera producido. Ladran, amigo Sancho, luego cabalgamos.

Frente al Liverpool se sufrió todo lo que se quiso y un poco más, pese a la ventaja de la ida (1-0) en la que Forlán marcó el gol de cabeza más raro que pueda imaginar. En la vuelta el empuje red (a los 10 segundos ya habían gozado de una muy clara) en la primera parte permitió al equipo de Benítez igualar la eliminatoria antes del descanso por mediación de Aquilani. La segunda parte dejó patente el miedo a perder que tenían ambos conjuntos y así se llegó a una prórroga en la que había que poner toda la carne en el asador. Bennayoun adelantó al Liverpool nada más comenzar y QSF, obligado a ponerlo todo decidió prescindir del doble pivote colocando a Jurado de punta de rombo, teniendo un papel fundamental en el juego del equipo. Nada más salir el gaditano, Reyes se hacía con un balón en el lateral del área y la ponía al segundo donde Forlán empalaba el gol del pase a la final. Una verdadera gozada, corrí por la casa y saludé por la ventana a los cornudos que minutos antes celebraban con petardos el gol red. Los mismos que el año anterior lloraban con el 4-0 en Anfield, la memoria es frágil y la estupidez infinita.



Llegamos a las dos finales, en Hamburgo se ganó con un partido bastante tenso y discreto en cuanto a fútbol, una narración pésima de JJ y otra prórroga que estuvo a punto de reventar nuestros corazones. Forlán decidió por dos veces en una final que bien pudo acabar de cualquier manera.



La de Copa fue distinta, el Atlético de Madrid intentó jugar en todo momento en un partido que el Sevilla comenzó ganando mediación de un gol del tarambana de Capel, a partir de lo cual se dedicó al “otro fútbol”, repartiendo estopa, convirtiendo el partido en un combate de “pressing catch” en el que se apuntó hasta Cristóbal Soria, ese medio hombre que siempre monta el pollo y luego rehúye la batalla. El partido terminó 2-0, ya que en los últimos minutos Navas marcó el definitivo en una contra. La reacción posterior al partido quedará registrada en las videotecas y hemerotecas, por más que cuatro iletrados palanganas digan que la final fue al doble de distancia, si esto o si lo otro, fue el impresentable de su presidente el que como medida de presión se negó a aceptar el Bernabéu, sabiendo que dos aficiones numerosas no entraban en un estadio como el de la Cartuja o Mestalla. Vamos, la demagogia populista que suele vender Del Nido, una lástima que le quede poco al Sevilla para volver a su sitio, mitad de tabla.



El verano nos dejó cientos de páginas sobre culebrones veraniegos. Llegarían Filipe Luis para hacerse dueño del carril izquierdo, Godín como central experimentado, Fran Mérida como la gran promesa y Mario/Costa como retornados. Bueno, tras 3 meses de incertidumbre Tiago renovó una cesión que iba a ser traspaso. En el capítulo de salidas todo parecía tranquilo, a las salidas de Pablo, Pernía y Cabrera no se les sumaba nadie. Hasta que el club decidió prescindir de Salvio, cediéndole a Lisboa y, la más controvertida de todas, la de Jurado el último día de mercado al Schalke.

Justo antes de tan polémica operación el Atlético se jugaba la Supercopa europea frente al Inter de Milán. QSF sorprendió a todo el mundo dejando a Filipe en el banco y colocando a Domínguez de sorprendente lateral zurdo, de paso colocaba a Perea en el once titular y dejaba a Tiago fuera, poniendo al Merluzo de Tajonar de titular. Contra pronóstico partidazo atlético con un Reyes y un Agüero soberbios que desnudaron a la defensa neriazzurra, además de una correcta disposición defensiva que maniató a Sneijder, dejándoles sin su motor.




Esta campaña nos ha dejado una trayectoria irregular en liga, un equipo incapaz de ganar a los teóricos rivales ligueros, vagando en el furgón de UEFA a poca distancia de la Champions, pero sin duda lo que más daño ha hecho ha sido la patética excursión, de otra forma no se le puede llamar, por Europa, dilapidando el crédito ganado el año anterior. Y aquí estamos, a mitad de curso, vivos en Copa del Rey con un cuadro complicado, penando en liga y con un juego que deja bastante que desear.

Para colmo, los rectores del club decidieron recientemente prescindir de uno de los titulares y capitanes, Simao Sabrosa, en otra discutible decisión que choca frontalmente con el discurso aquel de “ser grandes”. Porque, señores, Elías llega para cubrir la baja de Jurado sin ser el mismo tipo de jugador, y el hueco de Simao no lo cubre -de momento- nadie. En una plantilla que además de corta ha visto como Asenjo y Camacho hacían las maletas. Ya veremos cómo se da el año que viene, pero mucho me temo que no se parecerá en nada a este en lo que a títulos se refiere.

181 comentarios

Victoria contra los elementos

Tarde noche de perros en el Calderón, una cortina de agua decidió sacudir Madrid durante gran parte de la tarde y los 90 minutos que duró el partido no fue una excepción, suerte que el césped drena bastante bien, porque bien pudiéramos haber asistido a un partido de waterpolo de no ser así. A pesar de todo, el balón se ralentizaba en determinadas zonas del campo, complicando la práctica del fútbol, ese deporte desconocido en la ribera del Manzanares.

Con el líquido elemento presente, los 22 protagonistas salieron dispuestos a luchar por un puesto entre los ocho mejores de la competición copera, poniendo todo de su parte. En plan juego, encuentre el error fundamental en la frase anterior…

Efectivamente, no fueron 22 protagonistas sino 23. Apunten el nombre de Fernández Borbalán entre los favoritos del colectivo arbitral. Este personajillo, si tuviese un mínimo de dignidad o de vergüenza torera -llámenlo como quieran- debería colgar el pito después de este partido o por lo menos pedir disculpas formales por ser tan sumamente dañino e ignorante a partes iguales. No pasará esto, el muy cabrón dormirá a pierna suelta e irá mañana tan tranquilo por la calle, seguramente hasta pavoneándose del poder que ostenta sobre unos equipos que se juegan mucho dinero en cada partido.

¿Sacará alguien una lista con los errores de bulto? ¿Veremos por fin una queja de algún mandatario? ¿Sancionarán con dos partidos a Reyes por recibir una zancadilla y posterior pelotazo? ¿Saldrá el retrasado de Luis García a quejarse del trato que se le da a su equipo? Demasiados interrogantes.

El Español salió al campo como era de prever, a perder tiempo desde antes de llegar a Madrid. Qué valiente Pochettino, si lo hacen otros entrenadores son unos amarretas y especuladores, si lo hace él, como tiene un rollito muy Guardiolesco… es un crack. Como ven, aquí hay pa’ tós.
Entre eso y que el Atlético no sabía muy bien qué hacer con el balón, es decir, que parecían un grupo de caminantes buscando setas con eso de la humedad y tal… pues el partido transcurría sin pena ni gloria, con Perea quedando en evidencia varias veces para que los pericos demostraran también su infinita torpeza a la hora de finalizar jugadas, pero ya sabían que no siempre te pueden regalar penaltys inexistentes en campo contrario para abrir el marcador, ¿verdad, Luisín?

Filipe intentaba parecerse a aquel lateral ofensivo que encadiló a la grada de Riazor, con partidos terminará cogiendo esa estela que tanto necesita el Atlético. Ujfalusi, en cambio, cada día va a menos, no sé si es impresión mía pero le noto cascao cuando acumula varias subidas y luego remolonea a la hora de bajar, quizá le sienten bien las mini-vacaciones. El que se fue antes con antes de vacaciones fue Forlán, al poco de comenzar no entendí muy bien qué pasó pero terminó tendido en el suelo, teóricamente se lesionó y no se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo pasará fuera.

Con Diego Costa en el campo llegó la jugada del penalti. Simao intenta disparar desde fuera del área y el esférico termina estrellándose en el brazo extendido del zaguero blanquiazul, puede que no fuera voluntario, pero el brazo extendido no pinta nada en esa jugada. La pena máxima la lanzó Simao, convirtiendo el que sería a la postre su último tanto como jugador atlético.

Muchas quejas de una panda de periquitos demasiado acostumbrados a jugar con red, al menos en el Calderón, y así es fácil saltar desde un cuarto piso. De todas formas, no deberían quejarse mucho porque el show aun estaba por llegar. Reyes conduce el balón en el centro del campo, le zancadillean con alevosía y posteriormente, con él ya en el suelo, el caballeroso jugador merengoso-catalán decide premiarle con un balonazo al cuerpo. Evidentemente, para Fernández-Borbalán esto es asunto menor, cosas del juego, minucias. Si Reyes se levanta, y junta su cabeza con el rival, desplomándose éste por una lipotimia… eso es intolerable, una afrenta sólo solucionable con una tarjeta roja, y si le caen 3 partidos por violento, mejor.

Ese es el nivel del arbitraje en este país, en el que cuando encuentran un tipo con un cociente intelectual inferior al de una almeja, le dan un silbato y/o un banderín. O peor, se alista en un partido político y ¡¡le votan!!

A partir de esa jugada el partido entró en una espiral malísima para nuestros intereses, en la que el Español repartía de lo lindo, el árbitro “sonreía” y De Gea se convertía en el principal baluarte rojiblanco.

Precisamente el toledano fue protagonista antes de llegar el partido al descanso, un balón muerto en el área lo remata Osvaldo y, VDG saca un pie salvador digno de una parada de balonmano. Ahí estuvo el empate.

En la segunda parte el Español se olvidó de perder tiempo, todo eran prisas por lograr un empate que les hubiese sabido a gloria. El Kun, sin Reyes, con Diego Costa preguntándose qué hacía en el partido y Simao a la baja (el gol y ya) se multiplicaba para acojonar a la defensa rival. Sus arrancadas les dejaban en evidencia y así les sacó varias tarjetas, otras directamente el árbitro obvio porque… al bajito se le puede zumbar.

Tanto era así que en una de las tarjetas su delirante criterio deja en pelotas cualquier tipo de lógica. Resulta que le pegan al Kun, él no ve nada pero ante la presión y la cercanía del línea decide mostrar tarjeta amarilla… lo lógico es sacar una falta, ¿verdad? Pues no, cuando el jugador atlético coloca el balón le dice que no, que de banda. Me dirán que no es gracioso…

Casi tanto como aquel ataque en el que el balón de Callejón al área por bajo no llega el angelito de Osvaldo que no contento con eso decide dejar la pierna para llevarse por medio a De Gea en el área pequeña. ¿Falta? No no no no, ese no es el tema y tal, que deje de fingir ese portero (fácil 2 minutos) y saquen el corner, por favor. Menos mal que el golpe no le afecto demasiado al efectuar un auténtico paradón en ese miso saque de esquina, una delicia de portero.

Tan injusto estaba siendo el arbitraje con los pericos que Pochettino en un alarde de deportividad y contención decidió lanzar una botella de agua algunos metros dentro del campo. Filipe le comentó al árbitro el asunto pero no le resultó pertinente advertirle de nada, quizá después de leer el acta le caigan dos partidos a QSF… todo puede ser. Hablando de Filipe, éste vio una amarilla por unas manos que a mí no me parecieron, pero puedo estar perfectamente equivocado, hay que confiar en la buena vista del trencilla (que me descojono).

Pero oiga, qué está contando, ¡si les expulsaron a ellos un jugador! Es verdad, qué fatal descuido por mi parte. Cerca de la esquina el Kun le tira un amago al lateral, se lo come entero porque además de malo es torpe, al ver que se le escapa hacia dentro le tira una zancadilla sin balón a 30 cm del suelo. Un poquito rigurosa la segunda amarilla, bien podría haberse solucionado con unas palmaditas en la espalda.

Le pesaba la conciencia y por eso, cuando un jugador blanquiazul fue derribado cerca del banquillo de Mauricio y rápidamente se revolvió contra su agresor, decidió pedirle calma. Nada, eso ya pasó hace mucho tiempo y el criterio cambia según va transcurriendo el partido. Ya saben aquello de que bien mirao, una bici con cestillo pudiera considerarse un camión de dos ruedas. Apliquen este ejemplo con Fdez.-Borbalán y un tipo honrado, en días como hoy dudo hasta que estafe al fisco.

El Kun desaprovechó varias jugadas en las que se quedó frente al portero, ya fuera por algún resbalón o por un disparo al muñeco, aun así fue un hombre jugando entre críos. El partido murió en el área colchonera tras varios saques de esquina que pusieron el nudo en la garganta del aficionado. La ida terminó con ventaja, mínima, pero ventaja.

42 comentarios

Más que un simple partido de Octavos

Entre hoy y mañana se disputará la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, para el Atlético se ha convertido en una especie de reválida frente a un equipo de su “liga” al que dejó con vida en casa hace pocas semanas. Vale que se trata de otra competición, otras circunstancias y otro todo, pero tropezar en este envite dejaría al equipo a los pies de los caballos, con una estadística demoledora.

Desde que empezó el curso 2010/11, el Atlético ha sido incapaz de ganarle un partido a Barcelona, Madrid, Villareal, Valencia y Español, todos por encima en la clasificación liguera, quizá eso explique, en algún caso, la posición de unos y de otros. Para colmo de males, la eliminación europea tras una patética fase de grupos en la que se pierde dos veces ante el todopoderoso Aris y se empatan los dos partidos frente al Bayer Leverkusen empeora la posición del grupo cara a la afición.

De hecho, ya no sólo nos podemos quejar del no-juego practicado habitualmente a orillas del Manzanares, los partidos claves ante Aris y Español se perdieron por una falta de actitud sonrojante, indigna de un grupo de jugadores que se hacen llamar profesionales y cobran como tal, permitiendo que el rival se reponga una y otra vez hasta que termina fulminándote.

Mañana tocará comprobar de primera mano si ese equipo sigue jugando con las cosas de comer o decide de una vez por todas ponerle un poco de alma a falta de fútbol. Lavar la imagen que quedó dañada no se curó con el partido ante el Depor (bastante flojito el rival) y el del Málaga según tengo entendido se desarrolló en términos similares. Seguramente con “ganas” no baste ante un serio Español que rentabiliza los goles como nadie y que, hasta el domingo, había demostrado una seriedad atrás importante.

Habrá que ver también cómo se toma el partido Pochettino, si como en liga a perder tiempo desde la llegada al estadio, si como los suplentes, titulares, a por todas desde el primer minuto y si Luis García seguirá demostrando la excelente persona que es… quizá por tipos como él se quiere poco al Español, debería planteárselo.

QSF planteará lo mismo de siempre, la rueda de los 14 jugadores (uno más si sigue Simao, que no lo sé) se pone en movimiento y, como siempre, nos dejará rotaciones en la línea defensiva, o lo que es lo mismo, a quién quitamos para que entre Perea con calzador… y también se moverá la pareja de mediocentros, veremos si sale Mario Suárez que creo que sí al no participar en Málaga. El resto, lo de todos los partidos, sota, caballo, rey y mierda, sobre todo eso último. La solución, mañana a las 20 horas.

21 comentarios

Málaga 0 - Atlético 3

Ganó el Atlético de Madrid al Málaga y no me digan muy bien cómo lo consiguió porque no tengo ni puñetera idea. Según he leído fue un partido bastante flojito que se solventó con tres jugadas de estrategia que antiguamente no entraban, también ayudó un equipo bastante flojito como el malagueño. ¿No les recuerda al partido de hace 8 días en el Calderón?

Último partido de Simao como jugador rojiblanco en competición liguera, se despidió dando un cursillo avanzado de cómo ponerla en el área para que cualquiera entrando al área la peine y se envenene. Lástima que dejase estos detalles tan de cuando en cuando. Crecen las especulaciones acerca de su venta, personalmente creo que el club decidió aceptar su venta una vez que se le cayó el tenderete de la Europa League (1 diciembre frente al Aris) y con ellos los ingresos procedentes de esa competición, en un club donde la improvisación reina sobre el resto de cosas el jugoso ahorro en ficha paliaba en parte el tropezón… y como pronto sólo “lucharemos” (¡já!) en una sola competición, con 14 tipos en rueda nos sobra.

Por supuesto, puedo estar completamente equivocado. Aquí no hay lógica que valga, en el club, digo.

Bueno, el Atlético termina el año sexto en la clasificación, a dos puntos de la Champions, a 17 del líder (Barcelona), 15 del segundo y a 13 del descenso. Sí, no me he equivocado en las cuentas, de verdad. El sexto clasificado de esta liga se encuentra más cercano de descender que de ganar la competición, esa es la realidad que muchos no quieren ver empeñándose en seguir nombrando a esta liga como “la liga de las estrellas”.

Yo me aburro mucho con mi equipo, y tengo la sensación de que si muchos de los aficionados del resto de equipos hablaran con sinceridad, dejando el forofismo de lado, les pasa exactamente lo mismo. Ni tan siquiera el segundo clasificado juega “bonito”.


LA ANÉCDOTA:

El año pasado tras el Málaga-Atlético se marchó Heitinga camino de Liverpool, y este año otro jugador rojiblanco vivió su último encuentro en la Rosaleda.

92 comentarios

Fin de trayecto

Se despidió el Atlético de Europa oficialmente en el Bay Arena de Leverkusen, y digo oficialmente porque tras la debacle del partido del Aris (¿cuál de los dos?) el adiós era algo más que evidente. Como ven no confiaba nada en la carambola magnífica y no sólo por mi/nuestro equipo sino por la incapacidad del Rosenborg en un campo hostil y entregado como el griego.

No vi el partido, principalmente porque creía que era a las 21h y luego cuando ha llegado la hora he visto que ya no había remedio. Pero no me hace falta para hacerme una idea de cómo ha sido el choque. Un equipo visitante jugando a especular, estrellándose continuamente con la incapacidad creativa de un mediocampo que parece un erial, unos delanteros obstinados en hacer la guerra por su cuenta cuando sabemos que sólo uno puede rascar algo de esa manera, una defensa que comete errores de bulto…. Lo mezclamos todo y sale el juego que despliega el Atlético frecuentemente.

Así, es difícil ganar en cualquier campo, en Alemania ante un equipo serio de la Bundesliga ni te cuento. Por esta misma razón me costaba creer tan siquiera en la victoria hoy, pudiera aparecer algún chispazo de los hombres “fuertes” (Kun y Reyes, ahora mismo) que hiciese durante un rato mirar a Salónica con más fé que cabeza. Ni eso ocurrió. El Aris venció su partido por 2-0 con un gol en cada tiempo de descuento, de tal forma daba igual qué hiciese el Atlético.

Se debería abrir un período de reflexión en un club que hace cuatro días ganaba la Copa de la Uefa y la Supercopa, para 3 meses después dilapidar todo su crédito europeo. Un equipo que vende un jugador (no entro en nombres) el último día de mercado como norma, que regala un titular en Enero y que ficha jugadores de Sudamérica en Enero (llegan con su liga acabada fuera de forma) como solución a sus problemas. Quizá les venga hasta bien centrarse en una sola competición con la mini-plantilla disponible que deja poco margen de maniobra ante una eventual suma de lesión + sanción de algún titular, este es el Atlético de los Giles. Una puta ruina.

Y sí, no les otorgo muchas posibilidades en la Copa del Rey, si no es en la próxima ronda será en la siguiente, pero caerán como chinches.

215 comentarios

Cómoda victoria en casa

En días como el de hoy (ayer ya por las horas) cualquier lectura del partido se ve condicionada por un rival que apenas ha inquietado en 90 minutos, ni tan siquiera ese otro fútbol consistente en colgar balones llovidos y que alguno aproveche esa pelota perdida en las inmediaciones del área. Ni eso.

El Atlético tiene un problema de fútbol importante, pero el Depor tiene un problemón mayúsculo en todas las líneas, pues le faltan defensas seguros, mediocentros capaces y delanteros eficaces, su propuesta futbolística es inexistente, si se me permite la comparación creo que ha sido junto con el Zaragoza el peor equipo que ha pisado el Calderón esta temporada, y ya es decir. Tampoco habla muy bien de la liga al ser un equipo que ahora mismo no pasa apuros en la tabla.

Ante este panorama, el Atlético salió a por el partido sin más y pudo liarle una muy gorda a los blanquiazules. A los 3 minutos Agüero se plantaba cara a cara con Aranzubía que, torpemente, le derribaba cuando éste le había fintado y se disponía a marcar a placer. Penalty y expulsión. Pues no, el trencilla decidió que no era jugada manifiesta de gol (me está sangrando el labio de la risa) y “perdonó la vida” al guardamenta. Forlán, ese muñeco de futbolín que pulula en las inmediaciones del área haciendo como que corre pero sin correr, haciendo como que está pero sin estar… decidió tirar la pena máxima. La falló dirán unos, la paró el portero dirán otros, a mí realmente me da igual, el resultado es el mismo… 0-0, y Aranzubía tan feliz.

Pero el Kun, molesto por el desenlace de la jugada decidió aliarse con Reyes -un fenómeno toda la noche- para recibir un pase con el exterior a la espalda del lateral gallego, remontar línea de fondo, fintar hacia dentro y ¿pasar a Forlán?... no que la falla, mejor la pegamos abajo y aseguramos el tanto. Se notó rabia en la celebración o al menos servidor lo percibió así. Los deportivistas protestaron airadamente un fuera de juego del ‘10’ que pese a ser muy justo a mí no me lo pareció.

Fueron los mejores minutos atléticos, un Deportivo K.O. no sabía muy bien de dónde le llegaban los golpes, Filipe y Ujfalusi desdoblaban correctamente a los interiores y la circulación era más o menos aceptable. Solamente se echaba en falta un mediocentro apoyando a los centrales en esos amagos de contragolpe gallegos, pero pedirle algo útil a RG es como pedirle al Dalai Lama que se deje trenzas… una pérdida de tiempo y esfuerzo.

El control en la primera parte fue total, pero ya digo que la ausencia total de rival invalida este argumento positivo, al menos esperemos que sirva a Tiago para que vuelva a ser la brújula que esperábamos este año y que todavía no parece haber llegado. Por el contrario, Simao cada día desaparece durante mayor tiempo, salió en la alineación su nombre, pero salvo un par de jugadas a balón parado no se le vio, tiene menos detalles que un Seat 600.

Por decir algo positivo de Forlán, que no sea todo la pulla por la pulla -aunque también- botó una falta potable que repelió primero el portero y después la madera. A partir de ahí fue él en estado puro, con ese trote cochinero característico que encandila al Calderón. Todavía estoy oyendo a los estomagantes “Manoletes” de la fila de detrás comentar lo que se vacía en cada partido, pues como no sea la vejiga en el descanso…

Pasada la media hora el Kun decidió sentenciar el partido con otra jugada mano a mano con Aranzubía. Partido prácticamente sentenciado por lo mostrado aunque con este equipo nunca se sabe.

En la segunda parte el tedio se apoderó del partido, si me hubiesen dado un periódico me hubiese afanado con el sudoku en vez de seguir la misma película de guión barato, actores pésimos y abundante taquilla. El Depor pareció tímidamente buscar la puerta de David De Gea, nervioso en sus últimos partidos, pero nada de nada, como el que va a buscar vegetación en la Antártida.

Dio tiempo a ver de nuevo a Valerón en el Calderón, a que fuera pitado por los Manoletes (“qué sinvergüenza es este jugador”), a que las mismas personas que pitaron al 21 aplaudieran hasta desgartarse las palmas de las manos al 7 y que ovacionaran también a RG. Como ven ese es el fútbol que se premia en el Calderón, aquí el que tiene talento es un sinvergüenza un lelo o un paria, sin embargo el tarugo reconocido sale a hombros por corajudo.

Vimos durante unos minutos a Fran Mérida de mediapunta por detrás del Kun, para después pasar a la banda izquierda al salir Costa de ‘9’. El chavalín dejó detalles de calidad, alguna asociación interesante con Filipe, visión de juego… pero con 15 minutos cada 4 partidos nunca podrá demostrar nada, le cederán en el próximo verano y renovarán al torpón de Valera. Otra muestra de cómo se trabaja en el club.

Aun quedó tiempo para que el Kun pudiese hacer el tercero en su cuenta, volvió a fintar al portero y con la puerta vacía, escorado, cruzó en exceso su disparo. En definitiva, buen partido del Atlético en líneas generales que, al tratarse de un rival que no mordió, deja una sensación rara, pues era un partido para haberse ganado por 4 ó 5 goles a poco que estuviesen bien de verdad.

278 comentarios

En caída libre

Como avisé antes del partido, ayer sábado era un día de esos para continuar la vida propia y no perder el tiempo con este equipo deprimente, capaz de amargarle el finde, puente o vacaciones al más optimista (aunque en este caso casa más el adjetivo ciego), por tanto, prediqué con el ejemplo y pasé de ver el encuentro. Probablemente, en base a lo leído, fue uno de esos partidos desesperantes, esos en los que los futbolistas se ríen de su profesión, sí. Unos tipos que cobran 10 veces más que el Levante fueron incapaces no ya sólo de ganar al equipo granota, sino de tan siquiera inquietarles.

Hace tiempo que veo jugadores con los brazos bajados, para mí no es otra forma que una cama monumental a QSF. Seguramente se la haya ganado con tanta declaración estúpida poniendo a parir en público a determinados futbolistas, pero una cama en toda regla… ya le pasó a Abel e incluso me atrevería a decir que a Aguirre. En estos casos ya se sabe lo que pasará, dos resultados malos más y técnico nuevo, de repente se resurge cual ave fénix y terminan en línea ascendente la temporada sin llegar a nada más que a un patético sexto puesto. Al año siguiente volvemos a empezar la rueda al hacerle la cama al siguiente…

Si me preguntan, yo haría una limpieza a fondo en el vestuario, hay demasiados torpes, inútiles y estrellas infladas cual palomitas (véase Forlán) que cobran mucho y “corren” poco. También deberían plantearse qué estilo de juego quieren, fichar un técnico acorde con el modelo y a partir de ahí construir sea estilo Villareal o estilo Valencia (dos modelos opuestos en su propuesta sin grandes pretensiones económicas), también fijar el esquema de la cantera en base al estilo… pero hablamos del Atlético de Madrid, nido de serpientes, delincuentes y demás ralea, antes bajaríamos otra vez a Segunda división. En la zona “noble” (qué eufemismo) no hay más que vacas e hijos de puta, y qué quieren que les diga, ¡no veo un puñetero cuerno! Hoy, al igual que ayer, hace 3 meses o 4 años, Giles fuera.

Y ahora doy paso a una crónica de nuestro apreciado Juggernaut para que nadie se quede sin saber en qué consistió el simulacro de competición en el Ciutat de Levante.

“El nueve veces campeón de liga y nueve veces campeón de copa, actual defensor del título de la Europa League, FC Levante, que cuenta entre sus filas con varios jugadores de nivel mundial, ha barrido hoy al recién ascendido Atlético de Madrid..."

Seguro que todos nosotros en algún momento de nuestra infancia nos hemos entretenido pisoteando un hormiguero, o tirando hormigas de un color en el hormiguero de hormigas de otro color, a ver qué pasaba. Pues bien, lo de hoy en el levantino estadio del Levante (por cierto, al Atleti a ver si va a haber alguien que haga lo propio, en plan Lázaro, porque vaya pinta...) ha deparado una imagen similar a si se hubieran tirado un puñado de hormigas blancas sobre un hormiguero de hormigas rojas y luego se hubieran repartido por allí patadas a mansalva.

Es decir, tan disociado era el pretendido juego del Atlético de Madrid (que en el 99,995 de las ocasiones en que dicho equipo tuvo la responsabilidad de mover la pelota se redujeron al famoso y clementino patadón y tentetieso) que hasta daba la impresión de que los jugadores se volatilizaban y las rayas rojas andaban por un lado, mientras que las blancas hacían la guerra (o pedían el armisticio) por su cuenta.

Antes de eso, lo que parecían era una banda de subhumanos de El Topo, pero a la hora de levantarse.

Para qué decir más, digo yo. El Atleti, definitivamente, echó en falta sus ausencias. Pero, ¿de qué ausencias estás hablando, Jugger, si casi se puede decir que estaban todos los titulares y que el que faltaba era por decisión del propio Canduterio? Pues sí, hombre, se echó en falta a Ben Barek, a Silva, a Escuero, a Mendonça, a Luiz Pereira, a Luis Aragonés, a José Eulogio Gárate, a Dirceu, a Manolo, a Setién, a Futre, a Vieri, a José Luis Perez Caminero...

Vamos, especialmente a este último, porque yo me encontré a mí mismo mirando el deambular de la pelota al principio del partido (o sea, cuando ya vas perdiendo sólo por un gol) y, en modo automático, esperaba que el genial centrocampista magno entre los magnos entrara en contacto con el cuero, bien sacándolo con acierto de entre la defensa, bien bajando a recibir sobre la línea divisoria, bien acariciándolo con su bota derecha según se incorporaba al carril del 10 (ése donde está el retrato del tío de Nadal), pero que no, que el hombre se hacía de rogar hasta que las urgencias y el agobio me sacaron del sopor hipnótico en que me había encerrado el Loki que ha debido tomar prisionero a mi equipo y las punzadas de dolor que me causaba la contemplación de "esa cosa", esa impostación, me devolvían al sigloXXIcambalachedemerde en que estamos, ese en que todo vale y nada es verdad y ni siquiera puedes comprarte un cristal del color que más te guste (tiene que ser blanco, pero además, gonzalezblanco) para vivir engañado en tu propia y voluntaria ignorancia pero contento, que para algunos puede ser lo que más cuente en este tránsito que es la vida (según varios doctores de la Santa Madre Eklesia, me han dicho).

El portero de ellos -un tal M. Reina- creo que ni la ha tocado y hasta le podría haber dado un ataque de apendicitis, que no hubiera pasado nada porque los oponentes hubieran encontrado absolutamente imposible tirar entre los tres palos.

134 comentarios

Difícil de explicar con palabras...

Antes de nada quiero felicitar a los aficionados del Aris de Salónica, desplazar a varios miles de personas al otro extremo de Europa para ver un partido de fútbol es complicado. Animar desde casi una hora antes del encuentro como si tu equipo ya fuese ganando… más aun. La verdad que no sé si estuvieron animando una hora antes, pero media hora sí, cuando llegué a mi localidad ya estaban todos situados profiriendo cánticos de apoyo a su equipo. Impresionante.

Resulta complicado expresar con palabras lo que se siente tras noches como ésta, voy a intentarlo pero me temo que no contentaré a nadie, ni tan siquiera a mí mismo, en ese punto estamos/estoy.

Lo que históricamente se ha conocido como Atlético de Madrid no existe, hace años que se perdió bajo la tutela de un gánster que se hacía pasar por constructor, un productor de cine (casposo) metido a cooperador y un hijo veterinario que parece no pinta nada, pero cómo dirige desde la sombra. Cualquier atisbo de mejoría ha sido fruto de la casualidad y los astros, como cuando pasa el cometa Halley…

La plantilla que han tenido a bien juntar no pasa del aprobado raspado en España, en Europa suspendes por sistema. ¿Y cómo se consigue ganar una Europa League? ¿Y cómo ese compañero zoquete de clase aprobó aquel examen tan complicado si sólo se había estudiado tres cosas? Fácil, “entró” lo único que estudió en una mezcla de suerte y talento para el engaño (aparentar más es el primo pequeño del engaño).

Hoy he perdido toda fé en este grupo, en el entrenador y en la institución, aunque ésta ya la había perdido hace años. Cuando te juegas la vida a un solo partido y sales a verlas venir te encuentras con un gol en contra, así sucedió una vez más en este caótico club. Los jugadores son culpables por pasivos y el entrenador por permitirlo. Me da igual si falló De Gea, si el defensa luego estuvo blandito o si mañana nevará en la sierra, ¡me da exactamente igual!

Ya sabemos que fútbol no tienen ni lo tendrán con esta panda de bobos y delincuentes futbolísticos, pero al menos se puede poner intensidad en el juego, ganas de ganar, orgullo, vergüenza torera. Justo la que gastaron cuando poco después dieron la vuelta al marcador a poco que agitaron el árbol griego. ¿Por qué no lo hacen siempre? Ah, misterio insondable.

Pese a todo ya digo que fútbol ninguno, con una tímida presión a partir del centro del campo y más fuerte cuando se acercaban a las inmediaciones del área les bastó para desconectar a un grupúsculo rojiblanco disperso, con una circulación de pelota pastosa, trompicada e insultante para el aficionado que se acerca al estadio a verles.

¿Cuántas horas de mi vida he perdido con este equipo? ¿Por qué sigo yendo a verles? ¿A qué he renunciado por hacer precisamente eso? ¿Por qué no continué con el ajedrez o el tiro con arco olvidando el fútbol? Todo esto retumba mi cabeza, no crean.

En fin, con el 2-1 estábamos clasificados matemáticamente y se encendió el piloto de la especulación. Ese que indica sin reparos que tú no debes arriesgar, qué hubiese sido del partido del lunes si Guardiola hubiese dado entrada a Mascherano por Xavi con el 2-0… no hubiese terminado 5-0, seguro. Con el Atleti pasa algo similar, solo que no existen jugadores sublimes como el de Terrasa y cuando pones a especular a un equipo frágil es como poner al zorro a vigilar las cabras. Terminará mal. Podríamos dar un seminario en este club sobre este particular, QSF sería el encargado de abrirlo, pero nada, tropezamos eternamente con la misma piedra en el camino, de hecho ya la estamos erosionando de tanto golpe.

Vale que el penalti del Aris no es o se puede discutir, pero ¿con qué cuerpo te puedes quejar cuando no has hecho nada por evitar el desastre? Pues eso. Lo venía diciendo durante el partido que terminaríamos sufriendo con el 2-1, y pasó. Después insistí que perderíamos al conceder tanto corner y falta sin ninguna ambición. Y pasó. ¿Soy vidente? Claro que no, simplemente he visto esta puñetera película de serie B tantas veces que me sé hasta los diálogos.

Ninguna reacción desde el campo con un Forlán cada día más desesperante buscando su momento de gloria con un puñetero disparo desde fuera de la frontal, un Simao que no desborda ni a un anciano, un Reyes demasiado individualista y un Agüero que por momento parece noqueado. El resto no merece la pena ni ser nombrado.

La grada pedía huevos a un equipo timorato, sin alma. Volvemos otra vez a lo mismo, ya que no hay fútbol al menos podrían ponerle ganas, soy partidario de pedir el “échare fútbol, Atleti, échale fútbol”, pero donde no hay…

Mención especial para una defensa esperpéntica. En otra jugada típica de un show del humor, en vez de despejar un balón muerto en el área pequeña la vuelve a meter en movimiento por el centro para que terminen apuntillando los griegos lo que se mascaba minutos atrás. En realidad me alegro, la racanería se debe pagar cara. Nosotros la pagamos y ahora estamos eliminados, cualquier cábala después de una lamentable fase de grupos sobra. Qué bochorno.

195 comentarios

El Atlético se heló en casa

Noche gélida en el Calderón, la ola de frío que sacude España estos días propició una de esas estupendas noches de fútbol (¡ja!) a la orilla del Manzanares… qué bien hubiese venido un caldo caliente al descanso, coño. Sin embargo, lo de menos son las temperaturas, si después del partido se hubiese visto un fútbol del copón, una victoria inapelable, etc. nos hubiésemos ido a casa fríos pero contentos. Ayer, nos fuimos fríos y un poco moscas con el equipo.

El Español llegaba al Calderón como uno de los peores visitantes de la liga, sólo habían conseguido marcar un gol en sus desplazamientos y tampoco se crean que muchos más en total; 12 tantos. Así, esperábamos a un equipo bien ordenadito que con un gol a favor se haría fuerte intentando amarrar algún punto, pero que si se veía con el marcador abajo posiblemente sufriría de lo lindo. Para nuestra desgracia, marcaron 3 goles (25% de los marcados hasta ayer) y no se vieron por debajo en ningún momento.

Respecto a los nuestros, a mí ya no me engañan con esa ruleta rusa a la que estamos abocados a jugar, en Anoeta lo que otros llamaron fútbol de contragolpe como los de antes yo lo ví como un truño de partido en el que ganamos porque sonó la flauta, con un fútbol pésimo, atropellado gran parte del partido y con una efectividad difícil de sostener. Hoy el fútbol fue el mismo, hubo más ocasiones, menos efectividad y un árbitro que en vez de favorecer en las jugadas polémicas echó tierra encima con decisiones más que cuestionables. Ya saben, hasta la semana pasada nos habían dado hasta en el cielo de la boca a base de “robos, robitos y robazos”, se criticaron los regalos de San Sebastián y había que resarcir a la plebe con otra exhibición de Teixeira Vitienes. Pobre madre la de estos muchachos, engendrar a dos imbéciles no es algo fuera de lo normal, pero que encima se metan a árbitros viéndoles todo el mundo lo necios y retorcidos que son… la de veces que le habrán podido decir a la señora que por qué no compró un perro en vez de parir semejantes botarates.

El partido empezó como habitualmente suele verse en el Calderón, un equipo timorato, sin control en el centro del campo y asido por las dos o tres jugadas individuales del jugador de turno. El resto tiende a cero. Muchos dirán que les gustó el Español ayer, que es un candidato a Champions y blablablá… son una panda de mascachapas enorme, si no se llevaron 5 fue porque los nuestros tienen el punto de mira desviado y porque sin asociarse, en un deporte colectivo, mal vamos.

Un balón regalado a Forlán a 30 metros del área fue la primera de las ocasiones que gozó el equipo, el charrúa no acertó con la portería. Después fue Agüero el que esperando a que el balón le llegase (ay, ay) abortó un chut desde dentro del área grande que hubiese puesto en apuros a Kameni, ese portero moneda del que nunca sabes qué esperar; ¿cara o cruz?

Pero, cosas del fútbol, en la primera aproximación blanquiazul Teixeira pita una discutible falta al borde del área que resultaría clave. Al botar la falta observa unas manos de Reyes que (me pilla prácticamente de perfil a la jugada) tenía pegadas al cuerpo completamente, ya saben, si las manos van pegadas al cuerpo es penalti, si están claramente separadas y son de Xabi… sigan, sigan. El penalti lo transformó el deficiente funcional de Luis García.

El gol encabritó a los rojiblancos que buscaron con ahínco la igualada, ya fuese a base de jugadas individuales protagonizadas por los de siempre o a base de corners, básicamente forzados tras esas jugadas. Los laterales doblaban bien a los interiores, ponían el balón pero no había nadie para rematar (¡!), por el centro el atasco era mayúsculo, la M30 en hora punta. En ese punto habría que señalar la falta de presteza del árbitro para pitar las infracciones, algo así como 5 segundos después, mostrando las cartulinas a los zagueros catalanes como con pesar, gestualmente hablando. Me resulta complicado distinguir a tipos que no conozco desde la grada, pero más adelante me pareció que alguno con tarjeta debió ver la segunda y no la señaló por este mismo motivo. Absurda e injusta medida aquella de “como tiene una amonestación no le saco la segunda, le dejo que zurre otra más”, ¡viva el fair play y la protección (a los que interesa, claro)!

Simao, que ya no está para ser titular en este equipo pero que lo seguirá siendo per secula seculorum, desperdició un rechace entre el punto de penalti y la portería que aun me estoy preguntando cómo. Lo más difícil es tirarla a las nubes como ocurrió. En ese momento el Español había llegado media vez consiguiendo un gol, mientras que nosotros tras un moderado bombardeo no pasábamos del ¡uy! tan español.

Hasta que el Kun se inventó un disparo seco junto a la cepa del poste que Kameni no sólo no atajó sino que estuvo a punto de meterse en su propia portería. En el corner posterior, hasta en dos ocasiones fallaron los rojiblancos a bocajarro, encontrando algún jugador periquito, ya en la tercera Tiago apareció para remachar finalmente el empate al filo del descanso.

En la reanudación el equipo salió por los tres puntos, la inercia positiva del final de la primera parte hacía presagiar una remontada por empuje más que por fútbol. Sin embargo, un ¿corner o falta? mal ejecutado por los locales lo aprovecha el rival para salir a la contra como un rayo, Perea corre con Osvaldo que llegando a la esquina izquierda del área carga irreglamentariamente con el hombro al colombiano, que termina con la boca en el suelo… recorta, se coloca paralelamente a la línea de fondo hace dos amagos y dispara sin excesiva fuerza, De Gea no consigue atajar dejando un balón muerto en el área que aprovecha un españolista que andaba por allí. Máxima efectividad mientras nosotros nos preguntamos por qué el árbitro no había pitado falta. Misterios de la vida.

Quedaba ver si los rojiblancos se hundirían o si por el contrario pelearían como hasta ahora lo habían hecho. Fue lo segundo. Dos orsays condenaron al Kun, moscatel con el línea, el árbitro y Kameni, perdiendo tiempo todo el santo partido. Ujfalusi, por su parte llegaba a línea de fondo pero se equivocaba a la hora de meter el centro por bajo, regalándola en el último pase. Forlán seguía en su desesperante e inútil costumbre de desmarcarse hacia el córner, que estaría bien si tuviésemos jugadores de segunda línea que apareciesen a ocupar el hueco dejado por el 7, pero como no existen, da que pensar. Gracias a que Simao sube menos que la concesión de hipotecas, sino tendríamos un embudo con Forlán, Simao y Filipe que ríete tú.

Y en esas apareció el Kun, Forlán le mete un balón al desmarque que le deja solo frente a Kameni, amaga con el cuerpo tirando al meta camerunés y desplaza suavemente al lado contrario. Empate a dos quedando poco menos de media hora, tiempo suficiente para todo. Incluso para que QSF decidiese en una más que reprobable decisión, sentar a Tiago para dar entrada al inefable Raúl García, chapuzas de profesión. De verdad que mi mente no llega a concebir cómo retiras del campo al único que llega arriba con empuje, que le da una mínima salida decente al balón y dejas al tipo defensivo (Suárez) con otro que es una cataplasma de muchacho, un insulto a la profesión de futbolista.

Desde el primer momento dejó su impronta de tarugo reconocido, dando pases hacia atrás, oxigenando al Español e intentando una ruleta en campo rival que casi le cuesta un esguince de rodilla por torpe (lástima). Ah, también probó sus dotes de tirador de larga distancia pues ya saben que desde que viste la rojiblanca ha marcado muchos goles de esta factura como así lo atestiguan los números.

Al final, en otra contra del Español se decidió el partido. Osvaldo con un trallazo puso el balón junto al palo a media altura que nada pudo hacer De Gea, los periquitos siguieron perdiendo más y más tiempo, la grada se desesperaba con Teixeira y él sonreía. Una gran historia de amor. Quique terminó expulsado al impedir que Javi López entrase al campo para ser atendido dentro de él cuando se veía que claramente fingía en la banda, en la tangana posterior fue cuando el trencilla le mostró el camino del túnel. Malas sensaciones de cara al futuro, no por los periquitos que a pesar de sacar 5 puntos en la clasificación se diluirán cual azucarillo en un determinado momento de la Liga sino por otros rivales como Villareal o Valencia que no sólo están por encima sino que parecen conjuntos más cohesionados, no digo con mejores individualidades que eso habría que verlo… en el caso de los amarillos diría que sí en todo. Próximo partido la semana que viene en el Ciutat de Levante.

119 comentarios

La emocionante liga de las estrellas

Hace ya más de una década que a un fulano se le ocurrió llamar a la liga española la liga de las estrellas en una operación de marketing cojonuda. En aquella época la salud de la competición era óptima a nivel competitivo y recalentada a nivel económico. Se luchaba contra el por aquel entonces poderoso, mediáticamente hablando, Calcio y la emergencia de una Premier League que daba sus primeros pasos bajo ese nuevo formato. La Liga era un escaparate perfecto para futbolistas de cualquier parte del mundo, fuesen de origen balcánico, sudamericano o centroeuropeo.

Conseguimos durante unos años el trono, a la liga conquistada por el Atlético le siguió una época en la que el campeón se alternaba con facilidad, pudiendo conquistar el título el Deportivo o el Valencia (2 ocasiones), con el Madrid y Barcelona siempre peleando dichas competiciones, bien fuese uno, otro o ambos. A principio de año no se sabía bien quién iba a ganar, se sabía quién iba a pelear y podías hacer una ligera impresión de cómo transcurriría el año, quién podría caerse antes de tiempo… pero nunca era coto privado de dos equipos.

Sin embargo, los equipos para conseguir ese nivel se metían en jardines financieros que tienen muchas espinas, demasiadas. Fruto de ese despilfarro, a costa de avalar con los gallumbos (Ck) que te iba a comprar la parienta dentro de 5 años, muchos empezaron a encontrar problemas para financiar el caprichito de cada año o qué coño, para mantener opciones respecto al gasto de tu vecino. Es decir, si el de al lado se ha comprado un Mercedes SLS trabajando en la misma empresa en puestos similares… ¿qué coño hago con un Seat Panda del 83? No sólo me voy a comprar uno nuevo sino que va a ser mejor, ya verás qué cara va a poner cuando lo vea.

Esos Levantes, Celtas, Málagas, R. Sociedad, etc. cuando bajaron a Segunda se dieron cuenta en seguida que su política era tan dañina como negligente, tuvieron que acogerse al Concurso y ya sabemos qué pasa exactamente… dejas de vivir por encima de tus posibilidades porque cortas por lo sano, vendes aquel Mercedes del que te quedaban 64 cuotas por pagar, amortizas la mitad de esas cuotas, te compras un berlina normalito de segunda mano y se acabó la idílica historia.

Más allá de esta burda comparación, lo importante es que muere la competitividad desde el momento en que los equipos van cayendo cual fruta madura. Y no crean que son sólo unos pocos, el Atlético de Madrid tiene un pasivo que da miedo, el Valencia está a un pasito de la situación concursal y así… van cayendo los demás.

En el Atlético últimamente no se han gastado casi nada, tienen comprometidos los ingresos televisivos para pagar “vicios” pasados, y el año que más se trajo (Forlán y Simao) correspondió con una salida importante como la de Torres, que imperiosamente (nada que ver con el caballo) implicaba la llegada de uno o dos tipos mediáticos para acallar las iras de una afición cansada de ver cómo humillan a su club desde dentro. Encima, lo poco que arribó al Calderón eran las zurraspas de otros equipos o el producto de una transacción de bajo coste inflada para así justificar unas comisiones nada despreciables.

Así llegó Valera del Real Murcia, un chaval honrado, profesional, al que han perseguido las lesiones desde que llegó -oh, pobre- y aun así mantiene la dignidad como para seguir vistiendo la zamarra atlética. Un auténtico héroe americano que dirían los yanquis.

Pernía fue una cosa parecida, un tipo honrado que se vaciaba en el campo, un auténtico torpedo por la banda siniestra, un hombre con mala suerte… como Sinamá, Cléber o Eller.

Al que no entiendo cómo siempre meten en las quinielas es a Raúl García, un tipo comprometido, amigo de sus compañeros, puro corazón en el campo, con dos cojones bien gordos y respetuoso. Un verdadero titán en la medular. Malditos amargados, así ardan en el infierno.

Volvamos al tema, que me voy por los cerros de Úbeda. ¿Y el Madrid y Barça son los únicos legales? ¡No! Son los dos con licencia para gastar. Si acaso sale el ayuntamiento de turno al rescate o se les conceden unos ingresos desorbitados en relación al siguiente competidor. Cómo se come que ingresen más de un 300% que el tercero en la lista por derechos televisivos, comprendo que el sistema comunista de reparto no es nada justo, que el Hércules no puede ganar lo mismo que uno de estos, claro, pero de ahí a que jueguen económicamente en universos alejados miles de millones de años luz, y se deba escenificar la pantomima en la liga… pues no.

Posiblemente la solución pase por un fijo para todos los equipos más un variable que incluya la posición liguera, audiencias totales a lo largo de la campaña y posibles “pluses” como el porcentaje de asistencia al campo o la trayectoria en los últimos años. Lo que no es de recibo es ver cómo la brecha cada año se agiganta más y la competición queda marcada desde el inicio por dos equipos que no sólo ingresan más que los de aquí sino que todos los de Europa como denunció Rubén Uría en un artículo hace semanas.

Si la cosa no cambia, el futuro del fútbol profesional en España está en entredicho, por el endeudamiento, por la falta de competición y porque al que -hablando en plata- tres cojones le importa las andanzas de Mourinho, Pep, Cristiano o su puñetera madre, dejará de ver la liga y dedicará este tiempo a otras cosas. Ellos deciden, un reparto mejor o que nos den una pandereta, crótalos y la botella de Anís del Mono junto al palito… apuesto a que será lo segundo.

P.S.: Acabo de ver, mirando el blog de Uría otro artículo que curiosamente tiene que ver con esto que escribo sobre pasivos. Aquí lo tenéis.

170 comentarios

Victoria engañosa en Anoeta

Ganó el Atlético de Madrid por primera vez en su historia en Anoeta (no ante la Real a domicilio, pues sí había ganado en Atocha) y lo hizo posiblemente en una de sus versiones más pragmáticas. Fútbol poco o ninguno y un torrente de goles no digamos inmerecido pero sí abultado.

El partido comenzó como casi todos los del Atleti, un equipo timorato que no sabe si es carne o pescado, la diferencia siempre radica en la actitud del rival… si éste decide atacar normalmente la hemos fastidiado, si por el contrario sale también a sestear tenemos los minutos de la basura. Hoy la Real salió en una mezcla de ambas, los primeros 5 minutos no se enteró del comienzo del partido y después apretó hasta el minuto 30 aproximadamente. Fruto de ese empuje e incluso dominio de la situación nació el gol de Joseba Llorente, el tanto desnudó completamente las carencias rojiblancas. Griezmann le hace un nudo a Perea en el lateral y le mete el balón rasito con rosca hacia fuera para que Ufa cante estrepitosamente y Llorente haga el primero empujándola al fondo de la red. Lo que se dice un comienzo esperanzador.

Para terminar de coger impulso, los donostiarras gozaron de otras tantas ocasiones claras de gol. En una de ellas De Gea se adelanta al goleador para blocar el esférico, en otra el mismo protagonista no logra conectar con el centro desde la derecha y en otra la saca la defensa como buenamente puede. Un partido estupendo… ¡por los cojones!

Dirán que he obviado una ocasión del Atlético durante ese tramo y tienen razón. De Gea saca rápidamente con las manos hacia Reyes que recibe en medio campo y sólo tiene que venirse un poco al medio y filtrar un pase preciso al desmarque del Kun que se ve cerrado por Claudio Bravo y, escorándose, se resbala. Porca miseria.

A partir de la media hora el Atlético pareció desperezarse, pero nunca gracias al juego colectivo y sí a chispazos individuales que no fructificaban. Forlán disparó un par de veces de lejana distancia, Reyes se enredaba en intentar la jugada individual partiendo de banda y viniendo al medio, mientras que el Kun recibía rodeado de contrarios pudiendo forzar faltas y corners, poco más. Simao como si no estuviese, fue un fantasma sobre el césped, le faltaba la sábana y las cadenas.

En la segunda parte la Real salió más conservadora, asegurando el marcador, entregándole el balón a un equipo incapaz de mover la pelota ya no sólo con rapidez sino con criterio y fiándolo todo al contragolpe.

La clave del partido estuvo ahí, los donostiarras fueron reculando más y más hasta dejarles a los madrileños el balón constantemente en territorio propio. Eso y la salida de Griezmann, que justo antes de salir había dejado otra muestra de peligro. Sin embargo el gol no llegó en ataque estático, puesto que lo único estático que tiene este equipo es energía (algunos de moverse menos que Espinete en una cama de velcro), en un corner botado por la Real se reclama unas manos y sin tiempo para reclamaciones el Atlético sigue la jugada con premura, balón de 60 metros que pone Reyes al Kun, éste pincha el cuero de forma imperial, dribla a su par y le pone el balón para que Forlán empuje… el empate había llegado. He de confesar que pensaba que aunque jugasen 5 días estos no remontaban.

Me equivocaba, puesto que poco después en un robo le cae el balón a Forlán, decide por una vez y sin que sirva de precedente abrir a la subida de Ujfalusi por el carril y éste le pone el balón cruzado rasito para que el Kun empuje esta vez el segundo. Jugada de tiralíneas, lo mejor del partido.

Llegados a ese punto a la Real no le valía de nada perder por uno o por dos, decidiendo arriesgar con la salida de Tamudo. El catalán desperdició un cabezazo que se marchó arriba y poco más. Otra vez el Atlético mataba en una jugada de transición rápida, Tiago esta vez metía un balón bombeado a Forlán, el charrúa la intentaba meter por bajo de Bravo (salió saltando a tapar hueco), rechazó en el guardameta con la mala suerte -suya- de que el balón le cayó a un tipo que no sabe jugar al fútbol, el Kun. Con tranquilidad la acomodó y metió un zurdazo lejos del alcance de los dos defensas que habían llegado a tapar. El 3-1 era increíble después de lo expuesto por los dos equipos y demasiado premio para un timorato Atlético.

Por esas cosas del fútbol, Diego Rivas acortó distancias en el 85’ dejando el corazón de todos nosotros en un puño. Su gol se produjo por unas imprecisiones a la hora de despejar que aprovechó el manchego para empalar un fuerte disparo.

Nervios, y más nervios. Corner va, centro viene, penalti que se reclama en nuestro área, falta que no se pita, otra que sí… último minuto, Reyes se interna en el área provocando un penalti claro, pues el central le derriba cuando ya le ha rebasado. Simao puso el definitivo 4-2 con el tiempo ya más que cumplido.

Importantes puntos, pero una imagen de equipo de cristal. Funciona en espacios abiertos, si precisa de juego de elaboración se pierde más que Bofill en una noche de juerga. Así no hay forma de llegar a ninguna parte, parte que merezca la pena claro, hay equipos “de nuestra liga” que lo hacen peor aun que nosotros, aunque cueste creerlo, menudo consuelo.

270 comentarios

La renuncia a un estilo

Ha costado mucho tiempo, buenos partidos y dos títulos consecutivos conseguir el reconocimiento del mundo entero. Parece que los futbolistas y, en particular, Vicente del Bosque no se han percatado de este hecho, regalan el prestigio, en realidad éste supura a borbotones desde aquel partido en El Monumental y ahora se ha reeditado versión Estadio Da Luz. El estilo está para algo, para respetarlo, para seguirlo, para cuidarlo… nunca para pisotearlo. Hoy no sólo se ha pisoteado sino que se ha orinado sobre él.

No soy sospechoso, no me gusta Vicente del Bosque, he remado contracorriente en los mejores momentos y ahora no voy a cambiar, ¡faltaría más! Su empecinamiento con el doble pivote supone una rémora histórica, una traición al fútbol de asociación en corto de la selección. ¿Es peor Busquets que Senna? ¿Necesitaba éste un escudero en 2008? La respuesta a ambas es claramente, no.

Xabi entra en escena sacrificando o bien un delantero o bien un mediapunta de aquel 4-1-4-1… y todo para dar esa seguridad que tanto le gusta a Vicente, un hombre que con el mejor talento ofensivo del mundo se dedica a guardar la viña, ya saben aquello del miedo. Como en aquella noche de 2009 frente a EEUU, ¿a quién quitó el míster para remontar un partido cuesta arriba? No, no fue a un central o a un pivote… fue a Fábregas, el mejor del partido hasta ese momento.

Suele pasar cuando pones a un hombre algo obtuso a la hora de leer los partidos, Serafín Zubirí ve mejor los partidos. Resaltar también su afán por ser políticamente correcto. Si quito a éste del Barça quito a uno del Madrid y similares. Hablando de los dos dominadores totales de la ¿Liga? Española… hoy saltaron en el “starting eleven” 9 jugadores de ambos, realmente tampoco podía haber más, pues no cuentan con laterales zurdos españoles en sus equipos y Pedro andaba tocadillo para el partido, luego jugó Silva. ¡Viva la Liga! ¡La mejor del mundo mundial!

Y eso que el tipo ya ha desistido un poco de su idea de los extremos, que era una vergüenza poner a Navas en la derecha fagocitando -o monopolizando, como quieran- todo el caudal ofensivo. Aquel partido contra Suiza en el que centró 314 veces para que rematasen unos tipos de metrosesentaypoco. Ridículo.

En el Mundial, pese a ganar, traicionamos nuestro libreto de toque por uno de fútbol mucho más vertical, con Xabi jugamos más en largo en determinados momentos, la aparición del ya consabido extremo (sin poner a Llorente en ese caso) y con dosis de suerte, mucha en ocasiones. Como aquel gol en posible orsay de Villa frente a Portugal, el penalti fallado de Cardozo o las ocasiones de Robben. La gloria cuesta, es efímera y nosotros la estamos tirando por el retrete. Urge volver a los orígenes.

PD: Estos amistosos dicen que no valen para nada, que no puntúan y unas cuantas cretineces más, pero lo cierto es que son el espejo del estado actual ante equipos de empaque. Francia le metió a Inglaterra un baño a fútbol en Wembley en la primera parte, visto lo visto con España no me extrañaría verles perder mañana mismo si jugasen vs. Francia. ¿Dará otro volantazo más Mr&Cobarder con la inclusión de otro hombre de corte defensivo? ¿Seguirá contando con Marchena ‘ad eternum’?

179 comentarios

Ganó el Atleti, ¿y?

Pues sí, oigan. Ganó el Atlético de Madrid al Osasuna en un partido que según he leído en varios sitios no pasará a los anales de la historia por el fútbol desplegado, de hecho ni tan siquiera creo que lo recuerden los aficionados dentro de unos meses, ya no digo años.

Este Atlético es tan tedioso, predecible y ramplón que no es capaz de invitarme a hacer todo lo posible por asistir al campo. El partido de Copa frente al Universidad fue una más de esas gotitas que colman el vaso de la paciencia de cualquier atlético decente. Algún espontáneo saldrá cantando ahora que estamos muy bien, que vamos a quedar cuartos y que sólo la mala suerte -o los árbitros o ambas- nos está privando del rutilante objetivo de cada año, que somos unos amargados, aguafiestas o similar. También saldrá algún forlanista a colación con los dos goles del uruguayo.

Como no soy un tipo que se esconda lo digo alto y bien claro: me alegro que meta goles ricitos de oro, juega cuando le sale de los huevos y alguna vez tenían que entrar por pura estadística. De paso, su cotización tampoco baja mucho y con suerte se marcha a esparragar en Enero a Italia, Inglaterra o al huerto del tío Pancracio.

Sí vi un partido de fútbol, deporte distinto al que se practica en el Calderón, ligado tácitamente a la liga de lucha grecorromana. El partido en cuestión fue el Barcelona-Villarreal.

Estos castellonenses saben cómo confeccionar plantillas, les deberían dar unas clases a ciertos indirigentes que yo me sé, y luego toda la apuesta en la parcela deportiva gira en torno a un estilo del que (nosotros) carecemos salvo que “merlucear” por el campo se considere como tal. Plantarse en el Camp Nou con un doble pivote Bruno-Valero merece un aplauso, si además lo mezclas con dos tipos notables como Cani y Cazorla, miel sobre hojuelas.

Sobre el papel muchos amarretas pensarán que ese equipo no vale para jugar ahí, que les falta músculo y que morirán como chinches en la primera media hora. Un huevo. Valero se multiplicaba para defender y sacar la jugada rápida, siempre tocando, al contragolpe, mientras que los interiores también bregaban en los dos frentes. Todo esto desembocaba en un equipo peligrosísimo con gente explosiva arriba por velocidad y tipos que no dan un pelotazo por nada del mundo, ni aunque estén en la frontal de área encimados por un contrario.

Al Barcelona todos le conocemos, no hace falta presentarlo en sociedad. El partido fue vibrante, terminó 3-1 pero bien pudo acabar 4-1 ó 2-2. Si fuese seguidor del Villareal… hoy me sentiría orgulloso de mi equipo. Como lo soy del Atlético, no lo estoy pese a haber ganado.

117 comentarios

Este equipo es una ruina

El partido de hoy fue como ese finde que vas a pasar a la casa del pueblo en pleno invierno por simple desintoxicación urbana… cuando llegas te das cuenta que hace un frío de mil demonios, para colmo las tuberías de la caldera a la casa han reventado del hielo, no hay ni cristo por las calles y piensas en qué cojones haces ahí. Tan simple (o tan complejo) como eso.

Asistimos unos 5000 gilipollas -valientes dirán en prensa- deseosos de un poco de esa droga de tan mala calidad y peores efectos llamada Atlético de Madrid. El partido era prescindible desde el mismo momento en que marcamos el 5º en Las Palmas, pero en esto del fútbol el negocio manda y se hacía necesaria una vuelta sin público, sin tele y sin ganas de los protagonistas. Muchas veces me pregunto si el partido recién terminado ha sido el peor en muchos años, y eso nunca puede ser una buena noticia.

Para colmo de males, el canalla conocido como árbitro era Teixeira Vitienes (los dos hermanos son horribles) amigo íntimo de la casa. De verdad no sé qué más tiene que hacer este hijo de la gran puta (sin perdón y con todas las letras) para ser recusado, la ha liado recientemente en liga y hoy repitió en Copa. Este cántabro lleva una camiseta del Madrid debajo de su traje cucarachil, seguro, hoy decidió expulsar a Costa en una jugada cuanto menos discutible en directo. El 4 amarillo dio toda la cera que quiso y ahí siguió, el 2 le soltó un buen empellón a Perea II con amarilla y tampoco pasó nada. Ese es el rasero de este tipejo.

Centrándonos en el encuentro, la oportunidad de los canteranos quedó ensombrecida por ciertas actitudes de sus compañeros y por ciertos fallos propios, es difícil pedir la oportunidad para un Pulido que me dejó la sensación de andar perdido por el campo, falloncete y algo débil en el juego aéreo. Cierto que su compañero de zaga (Juanito) tampoco destacó nada, de hecho falló con él en el gol y luego estuvo a punto de volver a pifiarla… pero no es excusa.

La expulsión del delantero atlético dejó al equipo cojo, sin un recambio en el banquillo el grupo se recompuso con un 4-4-1 con Mérida en punta cuando defendíamos, y un 4-1-3-1 cuando se atacaba. RG volvió a firmar un lamentable primer tiempo, fue cambiado al descanso quiero creer que tácticamente y lo peor de todo fue empujar a Koke (medio) a una banda donde no brilló ni mucho menos y evidenció carencias en esa posición.

Así, la única nota positiva fue la participación de Mérida, enchufado al partido desde el primer momento, con notable visión de juego y con un gol de premio desde la frontal del área. Tras un corner el esférico llega botando al balcón del área, el catalán la pega fuerte y ésta se cuela en la portería tropezando antes en el larguero. Perea II me dejó sabor agridulce, el chaval posee la calidad y técnica suficiente para formar parte del grupo, pero debe darse cuenta que a su alrededor los compañeros también juegan, se pierde muchas veces intentando la de Maradona, regateando a todo el mundo. Supongo que eso terminará aprendiéndose.

El partido tuvo poca historia más, un Universidad bullanguero, con pocas ganas de jugar y sí de batallar, unos rojiblancos metidos en la trinchera con una apabullante falta de fútbol, evidenciando lo que ya sabíamos, detrás de los titulares no hay NADA salvo Mérida.

197 comentarios

Atrapado en el tiempo

[Atención spoilers]

(música para el post, hay que meterse en el ambientillo)

Phil (Bill Murray) es un egocéntrico y amargado hombre del tiempo en Pittsburg que trabaja para una cadena de televisión local. Como cada año, le toca directo en Punxsutawney para narrar qué predice la marmota Phil (el famoso día de la Marmota). El acontecimiento consiste en que según cómo se comporte la marmota se sabe si el invierno durará otras seis semanas o por el contrario se avecina una primavera temprana.

Phil odia el pueblo, no por el sitio en sí, sino porque se siente infravalorado en un trabajo menor, se considera una auténtica estrella que pierde el tiempo, cuando en realidad no tiene nada de estrella y todo de hombre solitario y displicente. Junto a su cámara y su productora Rita (Andie MacDowell) abandona el pueblo una vez terminado el trabajo con demasiada ansiedad. Para su disgusto, un temporal de nieve corta las carreteras obligándole a pasar otra noche en ese “odioso” sitio. Ahí empieza la verdadera historia.

Cuando se levanta al día siguiente se da cuenta que la radio-despertador dice las mismas palabras que en el día anterior (él cree que es la cinta grabada), cuando sale al pasillo se encuentra al mismo tipo que ayer, las mismas conversaciones, el mismo todo… perturbado cree que se trata de un “deja vú”, hasta tal punto que a la dueña del hotelito le dice que las probabilidades de marcharse son de un 80%, cuando el día anterior dijo que del 100%. Efectivamente, se quedará.

Phil, a modo de experimento, parte un lapicero colocándolo al lado del radio-despertador… a las 6.00 despierta como cada mañana con el “I got you babe” descubriendo que el lápiz no sólo se encuentra de una pieza sino que vuelven a contar los locutores los mismos chascarrillos del día anterior. Perturbado, corre obviando todo lo que ha estado haciendo los dos últimos días, nadie parece darse cuenta del suceso, únicamente él vuelve a vivir ese mismo día mientras los demás viven ese 2 de Febrero por primera vez. Acude al médico y al psiquiatra, pero no encuentra las respuestas oportunas, está sano.

Una vez comprendida su situación decide aprovechar ese bucle infinito para quedarse con datos de los lugareños. Consigue llevarse al catre a una mujer del pueblo (Nancy) utilizando información personal obtenida en días anteriores, roba un furgón de dinero aprovechándose del fallo que cometen cada día sus vigilantes…

En esas, intenta ligar con su productora Rita. Le pregunta qué busca ella en un hombre e intenta pulirse él mismo acorde a esas preferencias. Poco a poco consigue el día perfecto acorde a esa mujer, intenta llevársela acostarse con ella a toda costa pero no lo consigue bien por ser un pelín “pulpo” o bien por terminar “mosqueándola” con tanta información sobre ella cuando el día anterior era un cretino narcisista. No consigue salir del bucle y no sabe muy bien qué hacer.

Se suicida de varias formas, ya sea electrocutándose, lanzándose al vacío desde una azotea, siendo atropellado por un camión e incluso en una explosión junto a la famosa marmota. Nada funciona. Siempre ocurre la misma historia a grandes rasgos y nada hace pensar que terminará.

Cambiando de tema -o no-, el Atlético visitará el domingo el Bernabéu como cada año para, con casi toda probabilidad palmar miserablemente o, en el mejor de los casos, arrancar un jodido empate. Guau. He visto en los últimos 10 años jugar a mi equipo de pena, bordar el partido (aquel del amigo Gronkjaer), ser robado a mano armada (fuera de juego de Huntelaar, goles anulados sin sentido, goles concedidos previa flagrante falta, penaltazos inventados, etc.), jugar contra un rival mermado por las bajas, jugar mermados nosotros, partidos con lo mejor de cada bando, con inútiles en el banquillo, con tipos más o menos coherentes… y todos tenían el mismo aroma. Aroma a podrido. Por eso ni me interesa el partido, ni tiene pinta de hacerlo en un futuro cercano.

Así me siento yo y algún atlético más, supongo.

Actualización: Efectivamente, el Atlético perdió en el Bernabéu por 2-0. No sé cómo jugaron, si merecimos más, si podemos dar gracias, quiénes jugaron o si le debo pedir a Forlán lo que él nos sugirió hace unos meses, realmente da igual. El jodido día de la marmota.

105 comentarios

Rosenborg 1 - 2 Atlético

El Atlético de Madrid ganó en Noruega un partido crucial para mantenerse vivo en la Europa League, un empate o derrota hubiese sembrado de dudas al entorno. Sin embargo, el envoltorio de esta victoria deja otro tipo de dudas distintas al pase a dieciseisavos... ¿será este equipo capaz de mantener una versión competitiva en Liga?
El gol del Kun fue en fuera de juego clarísimo, después Costa gozó de una ocasión clamorosa que no consiguió marcar... ya en la segunda parte empataron los noruegos fruto del empuje y la falta de ambición colchonera. Tiago resolvió el sudoku con un gol sensacional, un gol con aroma antiguo, arranca en el círculo central con un caño al rival, deja atrás a otros dos rivales a base de recortes y a 30 metros de la portería levanta la cabeza, ve adelantado al portero y decide batirle con una especie de folha seca.

233 comentarios

Mala pinta, compañeros

Dice un anuncio de una conocida plataforma futbolística que “sin gol no hay fútbol”, voy más allá mezclando este reclamo con aquella frase de Boskov, resultando “sin fútbol no hay fútbol”. En ese punto estamos los atléticos, vemos un equipo que según qué días podrá meter goles, pero lo verdaderamente cierto es que fútbol, lo que se dice fútbol… poquito.

Hoy no había excusas en cuanto a bajas, la de Godín no puede condicionar la circulación de balón por muy bien que se haya integrado y lo mucho que ordene la línea defensiva. Así pues, salíamos con el once de gala que diría aquel. Nuestro once cuenta con jugadores notables, otros menos, pero la nota media individual rozaría el notable, en eso más o menos podremos coincidir, sin embargo en conjunto no pasamos de ser un equipo ramplón, las cosas como son.

Forlán le puso algo más de ganas, desesperante con su eterno desmarque hacia el córner donde pierde el balón miserablemente al no saber regatear o decide centrar a un área donde no hay nadie para rematar porque él es el ‘9’. Su repertorio también incluye el desmarque hacia el córner para en la esquina del área venirse hacia el centro y disparar. Casi siempre al primer anfiteatro. La jugada en la que el balón queda muerto cerca de la línea de fondo tras varios resbalones/rebotes entre Simao y un defensor almeriense le define, el uruguayo va al esférico con miedo y sin convicción, decide pisarlo a la que pasa por encima dejándole la posesión al defensor que había resbalado. Un tipo metido en el partido mete el pie con un par y si ve que no va a llegar bien busca un pelotazo al cuerpo del defensor que termine en corner o saque de banda.

Pero problemas ofensivos aparte, la clave del partido la encontramos 20 metros por detrás, un mediocampo atlético espesísimo se vio en dificultades en gran parte del partido para combinar con cierta fluidez, culpa de Tiago concretamente, el portugués aun no ha alcanzado el nivel exhibido en el tramo final de la anterior campaña, no obstante va mejorando en relación al discretísimo arranque liguero de ésta.

Los laterales funcionaban bien, poco trabajo defensivo gracias a un paupérrimo Almería que llegó pensando en el empate desde antes del comienzo y un esfuerzo generoso en ataque. Eso sí, se exponen tanto que las jugadas pierden la sorpresa desde que el rival sabe que andan por allí todo el tiempo.

Algunos hablarán del árbitro, supongo. Teixeira Vitienes seguramente se halle entre los peores árbitros de Primera, como Ramírez Domínguez o Ayza Gámez, por poner un par de ejemplos. Yo no achacaré esta derrota (para mí este empate lo es) al trencilla, la culpa es nuestra porque al Almería en casa hay que meterle 3 ó 4 sin despeinarse, vale que hay decisiones que van crispando… pero no. Mantengo la duda en una jugada de Reyes en la que se reclamó penalti y él la sacó fuera del área, no lo ví muy bien desde mi lado. Mención aparte para Diego Alves, perdiendo tiempo desde que salió de casa, se mofó del respetable hasta haciendo paradinhas para sacar de puerta o ralentizando cada acción. Algún día tendrían que sacar la segunda amarilla a este tipo de actuaciones (no hay huevos), la primera tardó en llegar (70’).

Por lo demás, el partido fue de un intrascendente que tira p’atrás. Reyes intentó en todo momento enlazar con sus compañeros de ataque, de hecho creo que cabeceó el centro que posteriormente el Kun empujó, su salida del campo coincidió con el cortocircuito total en la circulación.

El Almería aprovechó una empanada mental de la defensa para empalar un buen disparo desde la frontal que irremisiblemente entró.

Si ya de por sí guardaba pocas esperanzas de cara al partido del próximo domingo, ahora se encuentran bajo mínimos. No sé si Reyes se habrá roto (de ahí el cambio), si veremos una buena versión individual de ciertos jugadores, pero cualquier esfuerzo por auto convencerme de que “se puede” me resulta imposible. Con este grupo no.

114 comentarios

Paseo en Las Palmas

El Atlético de Madrid consiguió pasar el trámite de Dieciseisavos ante un flojito equipo canario. Me expliquen por qué estas eliminatorias ante equipos de Segunda B, Segunda o Tercera se juegan a doble partido… hasta hace nada el nuevo sistema de partido único era realmente cojonudo, el equipo pequeño se vaciaba y el grande intentaba dar la talla, salvo algunos tropezones históricos, el resto pasaban sin muchas complicaciones. Ahora ya no, la RFEF ha decidido aburrirnos a base de bien.

Sacaba QSF un trivote encubierto, Mario Suárez partía desde la derecha y en el medio contábamos con dos borricos de primera: Camacho y RGarcía. Veríamos a Fran Mérida desde la izquierda. El Universidad salió bien plantado y achuchó en los primeros minutos, a los rojiblancos les duraba menos el balón que a mí las latas de cerveza en la nevera… dos telediarios. Daría igual.

En un córner, Godín se adelanta a la defensa en el primer palo y bate al portero canarión. Seguía sin jugarse una mierda, pero la calidad se impone ante los equipos de categorías inferiores. El Kun se quedaba solo frente al portero y se liaba cruzando el balón más de la cuenta. A continuación se tomaría la revancha, en una arrancada desde 40 metros hacía recular a los marcadores, se colaba entre ellos dos y frente al portero cruzaba perfectamente.

El resto de la eliminatoria daba igual. ¿Qué aliciente tenía para el Atlético sabiendo que quedaban 90 minutos en casa? Ninguno.

Con todo, el partido tuvo tres goles más en la segunda parte. El tercero tras una colección de fallos en defensa de la nube azulona que permiten a Costa rematar en área pequeña al fondo de la red. El cuarto gracias al portero, regaló un balón de oro a Diego Costa en el área que a su vez cedió al Kun para que empujase libre de marca. El quinto de Fran Mérida dentro del área tras semifallo, logra meter el balón por encima del portero.

Pudo haber más goles, de Perea II y de Reyes, ambos decidieron terminar la jugada en vez de pasarla para terminar liándose ellos solos en regates. Como dije, daba igual. La vuelta tras el partido del Bernabeu en un Calderón que seguramente registre una paupérrima entrada, servidor se pensará ir en función de la hora del partido… si lo colocan a las 22h, levantándome al día siguiente a las 7, pues como que me quedo en casa.

187 comentarios

Regusto amargo

Por todos es sabida la manía de este equipo de salir fuera de casa a especular con el resultado, a esa técnica de la avestruz consistente en esconder la cabeza esperando a que pase el peligro nos costó una derrota sin paliativos en Sevilla y perder dos puntos en Mestalla. Sin embargo hoy el equipo salió a por el partido desde el primer momento, ya en el primer minuto los amarillos cometieron un penalti más que dudoso (qué eufemismo) sobre Simao que el árbitro interpretó como un “lance del juego”.

Siguieron combinando los madrileños hasta tal punto que parecía el mundo al revés, un Agüero con chispa se asociaba con Reyes y Diego Costa para regocijo de la parroquia colchonera. Entre tanto, un pase al desmarque del Kun termina en gol, anulado posteriormente por un fuera de juego más justito que la bofetá de la Dominga que ni faltó cara ni sobró mano. Para mí no fue orsay, más si atendemos a un reglamento que habla del clásico “ante la duda, no pitar”, pero sin ánimo de ser fatalista, los trencillas nos pitan lo que les sale de los eggs.

Con estos dos fallos graves el partido quedaba adulterado. El Villareal, en medio de toda esta polvareda aprovechó una contra de libro para gracias a una galopada de Nilmar marcar el primer gol en el 8’. El brasileño recorrió 50 metros hasta la frontal para meterle un pase al desmarque de Cani que sólo tuvo que meter la puntera de la bota para batir a De Gea.

Tras este varapalo, el Atlético no se vino abajo, siguió circulando el esférico con cierta fluidez, buscando una y otra vez entrar por banda con Reyes-Ujfalusi y en la otra banda con Filipe. Lo de Simao merece capítulo aparte, el tipo se vacía en defensa pero ni mucho menos cobra casi 3 limpitos por defender desde el mediocampo. Los amarillos se empezaron a sacudir el dominio sobre la media hora de juego, se equilibró el choque y ahí empezó a acusar el Atlético sus carencias. Quizá coincidió con el bajón físico general tras el esfuerzo, no lo sé a ciencia cierta.

Aun así, defendíamos con cierta solvencia, simplemente costaba llegar a la portería de Diego López. En las postrimerías de la primera mitad, tras un centro lateral desde la derecha y un remate, el balón queda en el borde de la línea de fondo dentro del área pequeña, el Kun se acerca a por él, toca lo justo y recibe el patadón de un central amarillo (no vi bien quién)… penaltazo de libro, en los manuales especifican esa jugada como la más clara dada cuenta que no se pueden introducir armas de fuego ni “blancas” al terreno de juego. Pues nada oye, que el árbitro con más morro que una panda de morenos cantando el “Only you” decide hacer de Pilatos, pitar el final y amonestar a Reyes por separar a sus compañeros que le querían felicitar su gran labor. Quique, prendado de la capacidad de la “cucaracha amarilla” para aunar su grupo en pos de un objetivo común salió también a desearle lo mejor. Un espectáculo digno de ver.

Ramírez Domínguez, no olviden su nombre porque próximamente nos volverá a pitar, es el premio que obtenemos de la RFEF y su CTA. El menda, andaluz, no me extrañaría que fuese abonado del Sevilla, ya saben lo que dijo Schuster en aquella rueda de prensa.

En la segunda parte el partido directamente murió, y lo hizo porque cuando el Atlético debió salir a por todas no lo hizo, sino que se quedó completamente empanado pensando en el olor que tienen las nubes o en compresas, vaya usted a saber. Para colmo de males, Rossi se inventó (literalmente) un gol al poco de comenzar, frenó en seco dejando a su marcador por los suelos y después ajustó un disparo que se coló irremisiblemente.

Todo lo que ocurrió después es completamente prescindible, desde la salida de Forlán que hizo lo de siempre, ofrecerse para perderla y poco más. La salida de un Tiago que no encuentra su sitio en el campo y lo único que muestra es jerarquía. Y un penaltito reclamado al Kun, que éste sí que no me pareció. El Villareal reclamó otro penalti después, Filipe mete la cadera y cae ¿Rossi?

Gran despliegue amarillo en la segunda parte, controlaron el tempo del partido en todo momento, dieron un baño de juego basado en la asociación y dejaron sin opciones a un Atlético que no estuvo a la altura. Hablo principalmente de la segunda parte, en la primera estuvo la cosa bastante pareja en cuanto a juego y con alguna acción punible señalada la historia hubiese sido bien distinta. Mención especial para Cazorla y Nilmar.

122 comentarios

Dos partidos, un cambio

Esta noche hemos asistido a un curioso experimento que, esperemos, clarifique las ideas a quien debía hacerlo. El Rosenborg, un equipo campeón en Noruega pero ramplón a nivel continental, visitaba el Calderón con la amenaza de dejar a los rojiblancos fuera de Europa a las primeras de cambio. No fue así, ni mucho menos, aunque en algunos momentos se rozó la tragedia.

Ante tal panorama lo lógico y normal sería salir a por todas desde el minuto 1, buscar al contrario en campo rival, apretar los dientes y a base de fútbol sacar del partido a los noruegos. Algunos jugadores, a falta de fútbol le deben poner siempre ganas, pero… ni por esas.

La ausencia del Kun Agüero del once permitía una vez más ver a Diego Costa en acción junto a Forlán, el resto del once más o menos era el esperado con la novedad de Valera por Perea, asunto menor. Desde el primer momento fue un bodrio de partido perpetrado por unos jugadores incapaces de moverse por delante del esférico, difícilmente se encuentran espacios si todo el mundo la pide al pie rodeado de 2 contrarios, así no hay manera. Para colmo de males, el único capaz de pedirla y buscar el espacio se llama José Antonio.

No somos lo suficientemente justos con el utrerano, en su lugar me habría dado una depresión de caballo, sin ningún socio al que buscar… el único que entendía su situación era Diego Costa, este hombrecillo poco a poco se va ganando a la grada, trabaja como el que más, corre, muestra detalles y luego la podrá liar, pero está implicado en el proyecto.

No se puede decir lo mismo de su compañero de ataque, esperando siempre el balón estático aunque venga rodando por el piso desde 20 metros, yéndose al corner a la mínima que puede, buscando ese eterno disparo de 30 metros que ya nunca le entra, mostrando una apatía insultante. ¿De verdad cuenta para el Balón de Oro? ¿Ven esos señores los partidos de fútbol? Créanme que para saber de lo que hablo “hay que estar en el campo viendo lo que hace cuando no pasa la jugada cerca”.

A pesar de todo, en un balón colgado al área por adivinen quién, Godín logra conectar un cabezazo perfecto que bota antes de entrar en la portería. Primer gol y a dormir, literalmente. Todo lo ocurrido con posterioridad en la primera parte se resume en un par de bostezos, un par de entradas bruscas al rival y un par de sustos. Los bostezos porque Tiago va confirmando ese runrún que últimamente gira en torno a él (no se parece al del año pasado, ¿cuál es la versión verdadera?), los suplentes carecen de nivel y Simao hace tiempo que asumió la irregularidad como parte de su ser. Encefalograma puro y duro contra una panda de amateurs.

Esos amateurs gozaron de sus oportunidades, estrellaron un balón al poste y desaprovecharon un fallo morrocotudo de Perea que dejó el camino expédito al torpe delantero noruego. Un equipo de nivel nos hubiese calzado un gol como un piano, estoy convencido de ello. Hubo tres minutos que terminaron de desquiciar al personal, Joel insistió hasta tres veces en golpear en largo un balón que entregaba al rival, en lugar de jugarla en corto… qué cruz.

En la segunda parte se mantenía la tónica de la primera parte. Balones perdidos tontamente, escasa presión, rival que se anima a buscar el empate y delantero estrella totalmente indolente. Quique, que podrá ser amarreta pero no gilipollas entiende que o saca la artillería o nos vemos con el empate en menos que se persigna un cura loco… total, sale al campo Sergio Agüero por Diego -trotecochinero- Forlán. Aquí acaba nuestro primer partido, el tortuoso, el mortal, el que si no se quedó la gente dormida fue por el frío polar…

En la primera jugada del segundo partido, el Kun corre a presionar un balón defensivo demostrando más que su compañero en una hora larga. El siguiente balón lo mandaría a la red… con la inestimable ayuda de Reyes, que en vez de reventarla cuando pudo, la templó, esperó el momento y filtró un pase preciso en boca de gol. Un espectáculo.

En cada jugada encontrabas peligro, la rapidez del 10 volvía loca a la zaga escandinava, que juntado con Reyes era mucho más y ya con la movilidad de Diego Costa el acabose. Fruto de una combinación de estos tres nació el tercer y último gol. Una jugada relámpago con Reyes conduciendo el contragolpe, frenándose para meterle el pase al flanco contrario a un Costa que esperaba en el pico del área grande… éste la para, mete el balón al balcón del área donde se encontraba el Kun y, para llorar de la emoción, mete una pared elevada al brasileño que finaliza magistralmente con un cabezazo por encima del portero. Contado parece menos, si pueden vean la jugada en la televisión.

De ahí al final más de lo mismo, fútbol de combinación, vertical… incluso nos hicieron un penalti que el árbitro obvió con el mal criterio del que suelen hacer gala en nuestro feudo. Pero eso no es lo importante, sí lo es la vuelta de un crack del fútbol, un mago del balón que llega para animar a otro que no le anda a la zaga, un tipo que cambió la historia de un partido sólo con su presencia.